Estudios Bíblicos

Éxito a la manera de Dios

todayenero 13, 2022 9

Fondo
share close

INTRODUCCION:

Por lo común, cada inicio de año tenemos la tendencia de tratar de fijarnos metas. Con mucho ánimo planeamos las estrategias que nos permitirían hacerle frente a los retos que nos deparan estos 365 días. La intención detrás de todo esto es que queremos ser exitosos, queremos triunfar como esposos, como hijos, como profesionales, como creyentes.

Sin embargo, aunque las intenciones puedan ser buenas, tal vez la diferencia entre el éxito y el fracaso radica en lo que hacemos. Planeamos nuestras estrategias, nuestras ideas, fijamos nuestra ruta, pero poco a poco nos damos cuenta que lo que nosotros podemos hacer tiene sus limitaciones.

Entonces, ¿cómo es que podemos ser exitosos ante los retos que nos deparan en la vida? Creo que la Palabra de Dios nos enseña como ser exitosos ante los retos que Dios nos pone, pero solo funcionara a su manera, porque para los creyentes el éxito se alcanza solo a la manera de Dios.

Entonces, me gustaría invitarles para que analicemos un pasaje, en el que un joven tuvo éxito ante un gran reto, pero pudo salir adelante porque siguió la dirección de Dios, puso en obra la estrategia de Dios y concluyo con éxito pero a la manera de Dios. Hoy vamos a estudiar un poco de la vida de Salomón. Así que, leamos el pasaje que Dios nos ha dado para meditar esta mañana:

“Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; más si lo dejares, él te desechará para siempre.”

1 Crónicas 28:9

Inicio y conclusión del templo

El texto que acabamos de leer nos ubica en Jerusalén, David ha llamado a todo Israel, para presentarles a su hijo Salomón, su sucesor. David lo estable ante todos como rey y inmediatamente le comunica que él quería hacer casa a Jehová, pero que Dios había escogido a Salomón para tal tarea. Dios había ya puesto un reto gigante frente al joven rey.

La construcción era majestuosa, algunos creen que el templo costo unos 60 millones de dólares de nuestros días. Los retos eran grandes para Salomón, nadie había hecho algo así en Israel, el nuevo rey nunca había dirigido al pueblo, el era joven, pero a pesar todo esto se nos dice que la obra fue terminada:

“En el cuarto año, en el mes de Zif, se echaron los cimientos de la casa de Jehová. Y en el undécimo año, en el mes de Bul, que es el mes octavo, fue acabada la casa con todas sus dependencias, y con todo lo necesario. La edificó, pues, en siete años.”

1 Reyes 6:37-38

Como puso Salomón realizar esa obra, creo que nuestro texto nos da la clave, allí esta el consejo dado por su padre, quien había experimentado retos en su vida y que había salido exitoso siempre que puso lo que comparte con su hijo por obra. Entonces, entremos en materia.

BOSQUEJO

I. EL ÉXITO COMIENZA CON RECONOCER A DIOS. (La mente)

“Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre”

  1. Los límites del Hombre

Imaginemos el momento, el pueblo esta reunido frente a David y Salomón, de repente aquel joven quien probablemente tenia unos 20 años, escucha que el guiará al pueblo y que construirá el templo. ¿Se imaginas la reacción del pueblo? ¿El? Del propio Salomón ¿Yo? Y la de Dios TU. Así comienza el texto Tu, Salomón, el menos pensado, el incapaz, el inexperto, el joven, a ti te escogió Dios.

La realidad de los límites de Salomón, preocupo a David, podemos leer en 1 Crónicas 22:5 “Y dijo David: Salomón mi hijo es muchacho y de tierna edad, y la casa que se ha de edificar a Jehová ha de ser magnífica por excelencia, para renombre y honra en todas las tierras; ahora, pues, yo le prepararé lo necesario. Y David antes de su muerte hizo preparativos en gran abundancia.”

Antes de comenzar, David distribuyo el trabajo de los levitas, los músicos y cantores, porteros y oficiales, así como los materiales, constructores, planos entre otros. Salomón tenia limitaciones, era un ser humano limitado.

  1. La realidad de Dios
  • Hay una autoridad suprema en tu llamado
  • Debes de reconocer esa autoridad suprema

David le hace saber a su hijo, que el tenía limitaciones, pero que sobre el estaba el Dios Todopoderoso que lo había escogido y que solo Dios mismo podía hacer que ese templo fuera terminado. Por lo que lo invita a reconocer a Dios. Salomón hay alguien por encima de ti, Dios.

El verbo Reconocer se puede traducir como: Saber, darse cuenta, reconocer, entender algo, conocer personas, experimentar, escoger, considerar de manera especial, informarse, observar, tener experiencias o haber experimentado, ser experto en algo, preocuparse o entender, tener relaciones sexuales.

Tu éxito hijo mío, en esta vida este ligado a tu relación con Dios, en tanto lo conozcas, lo busques, lo ames, lo entiendas, lo experimentes. En tanto tengas una relación con Dios, serás exitoso. Este consejo, tocó la vida de Salomón, ya que el escribiría estos versículos que casi todos conocemos :

 “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.”

Proverbios 3:5-8

  1. La experiencia humana con Dios

Una cosa mas para considerar, es la expresión el Dios de tus padres. David lo llevo a la historia de la nación, de los grandes hombres de Dios que habían presidido al joven rey Salomón. Sus padres, eran sus descendientes que habían presentado muchos retos, pero habían sido exitosos de la mano poderosa de Dios.

EL ÉXITO DE SALOMÓN ESTABA LIGADO EN PRIMERA INSTANCIA A DIOS QUE LO HABÍA LLAMADO.

II. EL ÉXITO SE MATERIALIZA SIRVIENDO A DIOS. (El corazón)

“y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario”

Todos sabemos que el conocimiento si acción no nos lleva a ningún lado, el reconocer a Dios era el primer paso. Sin embargo, ahora Salomón debería de servir a Dios, ponerse manos a la obra. Pero nuevamente, su servicio no seria cualquier tipo de servicio, sería un servicio según Dios. Solamente Dios dicta como debe de servírsele a Él.

  1. Servirle con corazón perfecto:

La palabra corazón se puede traducir: Con corazón perfecto, Vitalidad, Intenciones, Pensamiento y entendimiento, con todo su ser. Ósea que Salomón debería de ponerse a la obra a servir con todo su corazón. Perfecto podría también traducirse: Colmado, completo, integro. Un corazón, completamente rendido al servicio de Dios. Dios lo pide todo, porque el es digno de todo.

  1. Con ánimo voluntario:

Ahora, David pasa a aquello observable, el ánimo: Alma, Ser, Viviente (Servir con la Vida) la palabra es acompañada de voluntario: Deleitarse, Complacerse, dispuesto. Todo apunta a que Dios esperaba entrega, total, gozosa, que se deleita en el servirle con toda disposición, en medio de los restos que se le iban a presentar, debería de servir siempre con deleite. Iban a ser 7 años de grandes retos, pero Salomón debería de gozarse en servir a su Dios.

Me resuena en la mente las palabras de Pablo a los corintios. “He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos.” 2 Cor 12:14-15.

NO ES SUFICIENTE COMO CREYENTES EL SERVIR EN LA OBRA DE DIOS. LAS ACTITUDES, INTENCIONES, PESAMIENTOS SOBRE EL SERVICIO SON VISTOS POR DIOS.

III. EL ÉXITO SE SOSTIENE EXAMINANDONOS ANTE DIOS. (La motivación)

“Porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos”

Al final, David le recuerda algo que nos debería de hacer templar. Dios nos escudriña siempre, completamente y no hay pensamiento que escape de él. El busca cuales son las motivaciones por las que servimos. Por las que queremos ser exitosos.

  1. Porque queremos éxito

¿Son los deseos de éxito en la vida piadosos? Piénselo bien, ¿Por qué queremos ser exitosos? ¿Para nuestra gloria? o ¿para la gloria de Dios? Tal vez muchos de los fracasos en la vida, radican en que Dios no nos da su bendición, guía, provisión, sabiduría o inteligencia porque ve en nuestras intenciones todo, menos su gloria.

  1. Auto – evaluación

Dios ve siempre nuestras intenciones, por que hacemos las cosas que hacemos, por ello debemos de auto – evaluarnos constantemente. Pablo dice en Hechos 24:16 “Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.”

  1. Evaluación por Dios.

Debemos de reconocer que el corazón redimido, rendido a Dios puede ser auto evaluarse por medio de la Palabra de Dios, pero el corazón es engañoso, por eso también hay que dejar que Dios con su Palabra, su espíritu, su iglesia y sus lideres nos evalué. David entendió esa necesidad al escribir:

“Examíname, oh, Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos”

Salmo 139:23

El apóstol Juan combina las dos ideas en 1 Juan 3:20-21 “pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.” Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios.

Cuanta sabiduría hay en nuestro Dios. Es común que comencemos a servir a Dios con buenas motivaciones, pero al caminar, el poder, la fama, el éxito nos van llenando de orgullo. Pronto vemos que pensamos que hemos llegado allí por nuestras propias manos, que fuimos nosotros y le robamos la gloria a Dios, pero recordemos que Dios no comparte su gloria con nadie.

O NOS EVALUAMOS CONSTANTEMENTE Y DAMOS GLORIA A DIOS POR LOS EXITOS, O SEREMOS EVALUADOS Y DESECHADOS POR DIOS.

“Si tú le buscares, lo hallarás; más si lo dejares, él te desechará para siempre”

Aplicacion:

Amados, el éxito a la manera de Dios sucede al reconocer a Dios, al servirle y darle a Él la gloria. Para pensar:

Debemos de Corregir nuestras ideas erróneas que tenemos como creyente sobre como tener éxito en la vida.

Debemos de corregir nuestro andar para poder tener éxito ante los retos de Dios en la vida.

 

Éxito a la manera de Dios

Jaime Blandón Olivera (78)

Jaime Blandon es oriundo de Nicaragua, misionero plantador de iglesias. Casado con Jacqueline Guzman, con quien a procreado dos hijos: Jaimeline (9) James (8).
Actualmente se desempeña como Director de 516 Now Inc. Posee una licenciatura en Estudios Bíblicos del Rio Grande Bible Institute, MBA con énfasis en desarrollo de Proyectos del EUDE . Actualmente cursa un master en ministerios pastoral en el Midwestern Baptist Theological Seminary.

Es uno de los fundadores de Radio Stereo Resurrección.

Escrito por Jaime Blandón Olivera

Rate it

Artículo anterior


0%