RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Renovando Tu Mente

16:00 16:26

Programa actual

Renovando Tu Mente

16:00 16:26


El Magnificat

Escrito por el 02/06/2022

Lectura: S. Lucas 1:46-55

‘Entonces María dijo: «Mi alma engrandece al Señor, Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la humilde condición de esta su sierva; Pues desde ahora en adelante todas las generaciones me tendrán por bienaventurada. Porque grandes cosas me ha hecho el Poderoso; Y santo es Su nombre. Y de generación en generación es Su misericordia para los que le temen . Ha hecho proezas con Su brazo; Ha esparcido a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. Ha quitado a los poderosos de sus tronos; Y ha exaltado a los humildes; A los hambrientos ha colmado de bienes Y ha despedido a los ricos con las manos vacías. Ha ayudado a Israel, Su siervo, Para recuerdo de Su misericordia Tal como dijo a nuestros padres, A Abraham y a su descendencia para siempre». ‘

Este pasaje es un precioso cántico de María, alabando al Señor por lo que ha hecho en su vida!

Miremos tres preciosas verdades que podemos aprender en este pasaje:

Dios cumple sus promesas: desde el primer libro de la Biblia hay una promesa de Dios. Todo el mal provocado por el pecado y la desobediencia de los hombres no será para siempre. Yo los voy a salvar, ha dicho el Señor. Jesús es el cumplimiento de esa promesa. Dios mismo, haciéndose hombre.

María alaba a Dios porque sabe que en ella Dios está cumpliendo todo lo que él había prometido. Las promesas del Señor eran la esperanza de Israel y son hoy la esperanza de la iglesia. Una esperanza firme, porque Él es Dios.

Dios no considera, ni mira, ni se complace en el orgullo humano: Hay tres clases de personas que se mencionan en este pasaje, para los cuales Jesús no es una buena noticia. Los soberbios, los poderosos, los ricos.

Aquellos que han depositado su confianza en su sabiduría, despreciando la sabiduría de Dios. Aquellos que se envanecen en su posición, olvidando que  Dios reina sobre todos por igual y no hay nada que no esté bajo su dominio. Aquellos que creen tenerlo todo y no dudan en aprovecharse de los demás para tener aún más.

Los que creen saberlo todo, poderlo todo, tenerlo todo, no son nada, porque no tienen a Jesús, que es el Todo en todos.

El Evangelio es para los humildes: en Jesús, Dios ha exaltado a los humildes y ha colmado de bienes a los hambrientos. Dios ha mirado, y elegido lo que el mundo, y los hombres no aprecian.

Los sencillos, los débiles, los pobres. Ellos miran a Dios y encuentran vida.

Porque para poder conocer a Dios necesitamos la humildad de María. Si no reconocemos nuesta profunda necesidad de Dios no podemos experimentar su Salvación en nuestras vidas.

El Evangelio es exclusivo para humildes. El Evangelio demanda y produce, humildad en nosotros.

Dios me amó, Dios me dio vida, Dios envió a su Hijo a morir en mi lugar. Dios es mi Salvador y en eso se regocija mi alma.

 

PARA PENSAR: Cada día, recordá tu necesidad. Pensá cuánto Dios te amó. Recordá que Él te amó cuando vos no lo amabas, cuando vos estabas muerto espiritualmente y que tu amor hacia Él hoy, es posible porque Él te amó primero. Pide ser siempre humilde.

Sebastian Winkler (141)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo

Post Siguiente

María, Sierva


Post Anterior

El Magnificat