AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Un nacimiento ordinario, pero extraordinario

todayfebrero 10, 2022 64

Fondo
share close
AD

Lectura:  Lucas 2:1-7

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Hemos visto la mano del Señor en el anuncio y nacimiento de Juan. Hemos visto su mano escogiendo a María para ser la madre del Redentor. Y ahora vemos su mano en la historia de los hombres.

Lucas brinda datos históricos precisos. Augusto César, el hombre más poderoso de aquellos días manda a hacer un censo. Esa es una manera más de ejercer su poder y control sobre todo el territorio dominado por el Imperio Romano. Lo que él ignora es que de esa manera está haciendo cumplir lo que el Señor había anunciado: que el Mesías había de nacer en Belén.

Los hechos que narra Lucas en este caso no son asombrosos, son ordinarios.

Una familia que cumple con las leyes, una mujer embarazada, un bebé que nace, pañales, un lugar humilde para dormir.

Un contraste marcado con el despliegue del poder de Roma.

Pero detrás de todo eso ordinario, nosotros sabemos que ese niño que nace es el Rey de Reyes.

Dios se hizo hombre. Ese es el milagro del Evangelio. En lo que aparenta ser común y ordinario, Dios nos muestra su gloria.

 

PARA PENSAR: ¿Admiramos la maravilla de un Dios que nos muestra su gloria naciendo en circunstancias ordinarias? ¿Reconocemos la mano del Señor en nuestro andar cotidiano?

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%