AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

La sanidad de un leproso

todaymarzo 3, 2022 401

Fondo
share close
AD

Lectura: S. Lucas 5:12-16 (LBLA)

Y aconteció que estando Jesús en una de las ciudades, he aquí, había allí un hombre lleno de lepra; y cuando vio a Jesús, cayó sobre su rostro y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Extendiendo Jesús la mano, lo tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra lo dejó. Y Él le mandó que no se lo dijera a nadie. Pero anda—le dijo—, muéstrate al sacerdote y da una ofrenda por tu purificación según lo ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio. Y su fama se difundía cada vez más, y grandes multitudes se congregaban para oírle y ser sanadas de sus enfermedades. Pero con frecuencia Él se retiraba a lugares solitarios y oraba.  www.lbla.com

Lucas nos cuenta en este pasaje cómo un leproso se acerca al Señor y es sanado. Es evidentemente un milagro del Señor que reafirma su poder sobre lo imposible, su naturaleza divina. Pero hay un par de aspectos interesantes a mirar…

El leproso: rechazado por toda la sociedad, sufriendo, imposibilitado incluso de relacionarse con su familia… ¿Cuánta desesperación había en él, cuánto dolor, para tomar el riesgo de acercarse a Jesús, exponiéndose al rechazo y la violencia? ¿Cuánta fe para postrarse y rogar a los pies del Señor afirmando que la voluntad del Señor podía transformar su vida?

Jesús: ¿Cuánto amor hay en Él para acercarse y abrazar lo inmundo de la lepra, lo que nadie tocaba ni abrazaba hace años? ¿Cuánta compasión y misericordia en unas simples palabras?: “Quiero, sé limpio”. ¿Quién es este que tiene el poder de transformar una vida de tal manera, y no solo eso, sino que desea hacerlo?

PARA PENSAR: A veces estamos en una posición similar a Jesús, frente al necesitado. ¿Mostramos su amor y compasión? Pero en realidad somos como el leproso ¿Miramos con toda nuestra fe y esperanza a Jesús, el único que puede limpiarnos?

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%