RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


Acercarse a Jesús

Escrito por el 03/04/2022

Lectura: S. Lucas 5:17-26 (LBLA)

 Y un día que Él estaba enseñando, había allí sentados algunos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y Judea, y de Jerusalén y el poder del Señor estaba con Él para sanar. Y he aquí, unos hombres trajeron en una camilla a un hombre que estaba paralítico; y trataban de meterlo y ponerlo delante de Jesús. Y no hallando cómo introducirlo debido a la multitud, subieron a la azotea y lo bajaron con la camilla a través del techo, poniéndolo en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. Entonces los escribas y fariseos comenzaron a discurrir diciendo: ¿Quién es este que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?  Conociendo Jesús sus pensamientos, respondió y les dijo: ¿Por qué discurrís en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: «Tus pecados te son perdonados», o decir: «Levántate y anda»? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Y al instante se levantó delante de ellos, tomó la camilla en que había estado acostado, y se fue a su casa glorificando a Dios. Y el asombro se apoderó de todos y glorificaban a Dios; y se llenaron de temor, diciendo: Hoy hemos visto cosas extraordinarias. www.lbla.com

Mientras el Señor Jesús está enseñando se acercan a ese lugar muchas personas. ¿Quiénes vienen? ¿Cuál es su intención? ¿Qué buscan o piensan de Jesús?

Fariseos y Doctores de la Ley: han venido de todos lados, incluso se nos dice que han viajado desde Jerusalén. Pero no están interesados en saber quién es Jesús, ni escuchar su mensaje. Vienen a juzgar, a buscar una excusa para condenarlo y salvaguardar el sistema religioso que les es conveniente.

Un paralítico y sus amigos: Tienen una gran necesidad, física, de salud. Y hay una gran esperanza y una gran fe en que Jesús sea la respuesta.

¿Qué se revela en ese lugar? Una vez más, que Jesús es el Hijo de Dios hecho carne. Porque eso es lo que los hombres necesitamos saber. Quién es este Jesús. Y Él nos revela su identidad al mostrar su poder para perdonar pecados.

Los fariseos no pueden verlo. Sus ojos están cerrados. Sus corazones están endurecidos. Se indignan, se enojan, maquinan y buscan castigar al blasfemo. ¡Cuánta oscuridad!

El paralítico y sus amigos han recibido el don de esa fe que salva, que permite conocer a Jesús, su misericordia y su perdón. Una fe que no vacila en abrir un techo para venir a Él. Y escuchan de los labios del Salvador las palabras más hermosas: “tus pecados te son perdonados.”

Para que sea evidente que Jesús tiene autoridad de perdonar pecados, el paralítico recibe (a los ojos de todos), el milagro de su sanidad. Y todos se maravillan de lo que han visto y oído.

PARA PENSAR: ¡Qué maravilla que nuestros corazones hayan sido tocados por el Señor! ¡Qué precioso es haber oído de sus labios “tus pecados te son perdonados”! ¡Qué tristeza que el orgullo de los fariseos les haya impedido ver la hermosura de Jesús!

Sebastian Winkler (139)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo