Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Desde adentro

todaymarzo 15, 2022 50

Fondo
share close

Lectura: Lucas 6:37-45 (LBLA)

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir. Les dijo también una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en un hoyo? Un discípulo no está por encima de su maestro; mas todo discípulo, después de que se ha preparado bien, será como su maestro. ¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: «Hermano, déjame sacarte la mota que está en tu ojo», cuando tú mismo no ves la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad para sacar la mota que está en el ojo de tu hermano. Porque no hay árbol bueno que produzca fruto malo, ni a la inversa, árbol malo que produzca fruto bueno. Pues cada árbol por su fruto se conoce. Porque los hombres no recogen higos de los espinos, ni vendimian uvas de una zarza. El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca. www.lbla.com

¡Qué desafiante el pasaje que hoy nos toca leer!

Una vez más, Jesús nos muestra un estilo de vida totalmente opuesto a lo que consideraríamos naturalmente. ¿Y es que los ciudadanos de Su Reino no son de este mundo!

Jesús nos hace mirar hacia dentro, hacia la interioridad. Hacia lo que en verdad necesita ser transformado. Una mirada profunda y sincera hacia nosotros mismos nos dejará tener una mirada más compasiva y perdonadora sobre los demás.

Dejar que el Señor nos mire y nos permita examinarnos a nosotros mismos, abre nuestros ojos. Si no estamos dispuestos a mirar en nuestra propia necesidad estamos ciegos. ¿No es eso el Evangelio? Mirarnos a nosotros mismos, ver nuestra insuficiencia, y mirar entonces a Jesús para ver que Él es el “todo en todos”.

Mirar a Jesús hace que nos veamos a nosotros, y a los demás, de una manera totalmente nueva, cargada de misericordia y generosidad. Y eso solo puede nacer de un corazón que ha sido profundamente transformado por el Señor Jesucristo.

PARA PENSAR: ¿Cómo es nuestra mirada hacia nosotros mismos? ¿Y hacia los demás?

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

Escrito por Sebastian Winkler

Rate it

0%