RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


Un poder sin igual

Escrito por el 03/31/2022

Lectura: Lucas 8:26-39 (LBLA)

Navegaron hacia la tierra de los gadarenos que está al lado opuesto de Galilea; y cuando Él bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa, sino en los sepulcros. Al ver a Jesús, gritó y cayó delante de Él, y dijo en alta voz: ¿Qué tengo yo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes. Porque Él mandaba al espíritu inmundo que saliera del hombre, pues muchas veces se había apoderado de él, y estaba atado con cadenas y grillos y bajo guardia; a pesar de todo rompía las ataduras y era impelido por el demonio a los desiertos.  Entonces Jesús le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión; porque muchos demonios habían entrado en él. Y le rogaban que no les ordenara irse al abismo. Y había una piara de muchos cerdos paciendo allí en el monte; y los demonios le rogaron que les permitiera entrar en los cerdos. Y Él les dio permiso. Los demonios salieron del hombre y entraron en los cerdos; y la piara se precipitó por el despeñadero al lago, y se ahogaron. Y cuando los que los cuidaban vieron lo que había sucedido, huyeron y lo contaron en la ciudad y por los campos. Salió entonces la gente a ver qué había sucedido; y vinieron a Jesús, y encontraron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio, y se llenaron de temor. Y los que lo habían visto, les contaron cómo el que estaba endemoniado había sido sanado. Entonces toda la gente de la región alrededor de los gadarenos le pidió a Jesús que se alejara de ellos, porque estaban poseídos de un gran temor. Y Él entrando a una barca, regresó. Pero el hombre de quien habían salido los demonios le rogaba que le permitiera acompañarle; mas Él lo despidió, diciendo: Vuelve a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas Dios ha hecho por ti. Y él se fue, proclamando por toda la ciudad cuán grandes cosas Jesús había hecho por él. www.lbla.com

¿Cuántas veces leíste esta historia? Seguramente muchas!

¡Qué precioso es conocer cómo la vida de un hombre atormentado puede cambiar al conocer a Jesús! Como cambió tu vida, seguramente, y la mía también!

¡Qué pena ver, por otro lado, cómo el temor hizo que los testigos de semejante milagro terminaran rechazando a Jesús!

Pero permitime hacer foco en algo particular de este texto. ¿Qué pasa con los demonios en este pasaje? Ellos, al ver a Jesús se atemorizan de una manera tal que le ruegan que no los envíe al abismo, sino que los deje ir a una piara de cerdos que había en lugar.

¿Cómo es posible que los demonios teman de esta manera? La respuesta a esta pregunta es la misma del pasaje anterior, y del que sigue. ¿Quién es este? ¿Quién es Jesús? Los demonios tiemblan porque saben que Jesús es el Hijo de Dios, el que tiene poder y autoridad sobre todo. Jesús es Dios.

Jesús es el que calmó la tempestad y es también el que ahora muestra su autoridad hasta sobre los mismos demonios. Este hombre que caminó por Galilea es el Creador de todo. ¿Cómo no habrían de temer los demonios? ¿Cómo no experimentaríamos nosotros la misma libertad que el gadareno al conocerle?

El propósito del Evangelio es ese, que nosotros conozcamos a Jesús y esa es nuestra vida, nuestra libertad, nuestra esperanza, nuestra nueva realidad.

PARA PENSAR: Qué siempre podamos ver y conocer más a Jesús en cada situación y en cada pasaje de Las Escrituras. Dios te bendiga!!! 

Sebastian Winkler (139)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo