RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


El Monte de la Transfiguración

Escrito por el 04/11/2022

Lectura: Lucas 9:28-36 (LBLA)

Y como ocho días después de estas palabras, Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Mientras oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su ropa se hizo blanca y resplandeciente. Y he aquí, dos hombres hablaban con Él, los cuales eran Moisés y Elías, quienes apareciendo en gloria, hablaban de la partida de Jesús, que Él estaba a punto de cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros habían sido vencidos por el sueño, pero cuando estuvieron bien despiertos, vieron la gloria de Jesús y a los dos varones que estaban con Él. Y sucedió que al retirarse ellos de Él, Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es que estemos aquí; hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías; no sabiendo lo que decía. Entonces, mientras él decía esto, se formó una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube. Y una voz salió de la nube, que decía: Este es mi Hijo, mi Escogido; a Él oíd. Después que la voz se oyó, Jesús fue hallado solo. Ellos se lo callaron, y por aquellos días no contaron a nadie nada de lo que habían visto. www.lbla.com

Los eventos anteriores han venido preparando a los discípulos para conocer y ver con sus propios ojos lo que Dios ha dispuesto desde el inicio de los tiempos, lo que los profetas han anunciado y prometido. Dios haciéndose tan cercano a los hombres que hasta caminó por entre nosotros, y pudimos contemplar Su Gloria.

Algunos aspectos de este pasaje son conocidos, aunque vale la pena recordarlos.

Quienes están con Jesús son Moisés (La ley) y Elías (Los profetas), y estas dos figuras representan cómo Jesús es el Mesías prometido de Dios y cómo todo el Antiguo Testamento apunta a Él.

Otro aspecto es la respuesta o iniciativa  de Pedro, de construir enramadas. Probablemente para honrar a Jesús, Moisés y Elías.

Pero el aspecto que me gustaría resaltar hoy, y en el que te invito a pensar está en el versículo 31.

¿De qué hablaban Jesús, Elías y Moisés? De lo que estaba por suceder. Jesús está a punto de emprender camino hacia Jerusalén, donde sabe que ha de entregar su vida en sacrificio nuestro. Jesús ha venido a cumplir una misión, una misión que está determinada de antemano, y que Él conoce y está dispuesto a cumplir.

La misión de Jesús es salvar a los suyos, a los que crean en Él, a los que vean en la Cruz sus propios pecados clavados.

Y es a causa del sufrimiento y sacrificio que Jesús está dispuesto a hacer que se oye la voz del Padre decir: “Este es mi Hijo, mi Escogido, a Él oíd”

Es la cruz de Cristo la que nos muestra de manera sublime Su Identidad y Su Gloria.

Cuando en el Libro de Apocalipsis el apóstol Juan llora, porque no halla a nadie que pueda abrir el rollo y leer lo que allí está escrito nos encontramos con una maravillosa escena. ¡El Cordero es Digno! De romper el sello, de abrir el libro y leerlo… De nuestra gratitud, de nuestro amor, de nuestra adoración… De toda gloria, poder y autoridad… Él es digno.

 

PARA PENSAR: ¿Recordamos cada día que Jesús estuvo dispuesto a hacer lo que para nosotros era imposible? ¿Cómo reacciona nuestro ser ante eso?

Sebastian Winkler (139)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo