RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


La lámpara de todo nuestro ser

Escrito por el 05/03/2022

Lectura: Lucas 11:33-36 (LBLA)

Nadie, cuando enciende una lámpara, la pone en un sótano ni debajo de un almud, sino sobre el candelero, para que los que entren vean la luz. La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está malo, también tu cuerpo está lleno de oscuridad. Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad. Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, sin tener parte alguna en tinieblas, estará totalmente iluminado como cuando la lámpara te alumbra con sus rayos. www.lbla.com

La lámpara de nuestro cuerpo es nuestro ojo, es decir, ¿dónde está puesta tu mirada, tu corazón? Hay una advertencia seria en este pasaje. Mira que la luz que hay en tí sea realmente luz y no oscuridad.

¿Cómo es esto?

Recordemos el pasaje anterior, en el que Jesús reprende a la gente por pedir señales pero no querer creer que Él es el Mesías. Las señales que ya han visto son muchísimo más que suficientes para discernir quién es Jesús, y que solo alguien con identidad divina tiene el poder sobre los demonios, la naturaleza, la enfermedad y hasta sobre la muerte. Y sin embargo no creen. Creen tener luz, pero están ciegos, en la oscuridad más absoluta.

No somos nosotros mejores que aquellos, también podemos pensar que estamos en luz, y sin embargo tener el corazón lleno de oscuridad.

A veces podemos llegar a pensar que nuestros años en la iglesia, los pasajes que sabemos de memoria, los libros que hemos leído, los sermones que hemos escuchado son garantía de que andamos en luz. Pero puede que no. Todas estas cosas ayudan, bendicen, edifican, solo si están penetrando y transformando nuestros corazones.

¿Dónde está puesta nuestra mirada? ¿Qué deseos y prioridades están moldeando nuestra visión del mundo? Si dejamos que Cristo, y Su palabra sea el lente a través del cual miramos, la luz está en nosotros, y nos permite ver todo con claridad.

Pero si nuestra vista está empeñada por el pecado, por nuestros intereses, por el orgullo que siempre quiere reinar en nuestro pensamiento, todo lo veremos a medias, caminaremos sin sabiduría.

 

PARA PENSAR: Cada día deja que la Palabra de Dios te examine, presentate ante tu Señor con humildad, pidiendo sabiduría, discernimiento y luz. ¡Danos Señor, una mente bíblica!

 

Sebastian Winkler (144)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Continuar leyendo