Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Llamados a servir

todayjulio 26, 2022 87

Fondo
share close

Lectura: Lucas 22:24-30 (LBLA)

Surgió también entre ellos una discusión, sobre cuál de ellos debía ser considerado como el mayor. Y Jesús les dijo: «Los reyes de los gentiles se enseñorean de ellos; y los que tienen autoridad sobre ellos son llamados bienhechores. Pero no es así con ustedes; antes, el mayor entre ustedes hágase como el menor, y el que dirige como el que sirve. Porque, ¿Cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No lo es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, entre ustedes Yo soy como el que sirve. »Ustedes son los que han permanecido junto a Mí en Mis pruebas; y así como Mi Padre me ha otorgado un reino, Yo les otorgo que coman y beban a Mi mesa en Mi reino; y se sentarán en tronos juzgando a las doce tribus de Israel. www.lbla.com

 En el pasaje anterior veíamos a los discípulos discutir acerca de quién traicionaría al Señor. Y en este pasaje siguen discutiendo. ¿Quién de ellos debería ser el más importante, el mayor?

El Señor les brinda una lección que calará profundo en ellos.

¿Cuál es la lección?: En el Reino de Dios que yo les he anunciado, dice el Señor, no nos manejamos con los parámetros del mundo. En mi Reino lo importante no es recibir honor, reconocimiento o posición. Entre los discípulos de Jesús, lo importante es imitar al Maestro, lo importante es servir.

Jesús nos mostró, una y otra vez, que el Reino de los Cielos es superior, más excelso, con valores más elevados. Lo que el mundo tiene en alta estima, es efímero, carece de valor a los ojos de Dios.

Un ejemplo vale más que mil palabras: Lo que Jesús les enseña tiene un peso mayor porque Él mismo ha sido un ejemplo de servicio y humildad. ¿No está a punto de entregar su vida? ¿No lavó sus pies? Por su servicio amoroso es que el Señor puede decirles: si hay alguien que debe ser honrado y servido soy yo, ustedes lo saben, pero miren, yo he venido a servir. Hagan lo mismo. Sirvan, sacrifíquense, amen. De eso se trata mi Reino.

Pablo lo expresa de manera sublime en su carta a los filipenses, recordándonos que Él se despojó de sí mismo y se hizo siervo, humillándose hasta lo sumo. ¿Qué otro ejemplo necesitamos?

La promesa final es preciosa, cargada de amor. Ustedes estarán conmigo, sentados a mi lado, porque han aprendido que ser parte de mi Reino es darse en servicio y amor.

 PARA PENSAR: ¿Buscamos servir realmente a otros o dejamos que los honores y reconocimientos nos distraigan? Recuerda, el Evangelio es amor expresado en servicio.

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

Escrito por Sebastian Winkler

Rate it

0%