Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Esperando pacientemente la liberación final

todayoctubre 3, 2022 47

Fondo
share close

Por tanto, hermanos, sean pacientes hasta la venida del Señor. Miren cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía.

Santiago 5:7

Ningún mal durará para siempre y no hay dolor que nunca termine, al menos no para los que confían en el Señor.

Una de las virtudes más difícil de cultivar en la vida cristiana es la paciencia. sobre todo cuando esperamos que algo que nos ocasiona malestar termine, sin embargo, en el plan del Señor está el que padezcamos por cierto tiempo según Su voluntad y por muy largo que sea, acabará el día que partamos de esta tierra o él venga por segunda vez en Gloria.

Nuestra vida no es nada en comparación con la eternidad; pero Dios ha prometido una liberación completa cuando pasemos a la eternidad. Una de las promesas más esperanzadoras de toda la biblia la encontramos en el libro de Apocalipsis: Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Esta es una promesa segura, que no fallará, en ella descansamos con toda confianza. De la misma manera en que un sembrador espera pacientemente por el fruto de su cosecha, así somos llamados nosotros a esperar con toda paciencia por el final definitivo de nuestros dolores.

No importa lo que sea por lo que estés pasando hoy; mira al cielo y descansa en el que nos ha llamado a su Gloria, el que ha prometido librarnos del dolor y del sufrimiento. No te impacientes, sino confía en el Señor pues hasta el día de hoy él no ha fallado en ninguna de sus buenas promesas.

Jacobis Aldana (171)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

0%