Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Crónica de una caída anunciada

todaynoviembre 9, 2022 8

Fondo
share close

Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén.

2 Samuel 11:1

Nadie peca de repente. Se trata de un proceso gradual en el corazón del hombre que seducido y atraído por cu propia concupiscencia comete pecado.

No cabe duda que una de los episodios más tristes del Antiguo Testamento, es la caída de David, el gran hombre con un corazón conforme al de Dios. ¿Pero cómo llega alguien con semejantes credenciales a pecar de manera tan desastrosa? Oh, y no piense que estamos nosotros excentos de tal peligro.

El pecado de David es la crónica de una tragedia anunciada. Haber quedado en casa mientras sus hombres salían a pelear guerras pudo haber sido noble en términos de los méritos que había hecho para un descanso; sin embargo, el final de la historia nos muestra que David jamás debió haber tomado tal decisión y que debió ocuparse de lo que le era urgente y necesario.

El oscio, y el abandono de responsabilidades como rey, hicieron que la puerta del pecado se abriera de par en par para cometer adulterio con Betsabe, con quien, por cierto, había deleitado su lujuria por varios días.

Nuestro Señor fue enfático en la necesidad de orar y velar para no entrar en tentación. Los cristianos vivimos en una guerra constante entre los deseos de la carne y del espíritu (Gal 5:21); por tanto, no podemos dar tregua, o menguar en los medios de gracia: La oración, la lectura de las Escrituras, la meditación y el congregarnos regularmente; de lo contrario nuestra caida también será la crónica de un pecado anunciado

Jacobis Aldana (95)

Pastor y plantador de iglesias en Santa Marta, Colombia, es Licenciado en Artes y Estudios Teológicos del Miami International Seminary (MINTS). Sirve como Director Editorial de Soldados de Jesucristo y como director de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega. Jacobis además es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano. Está casado con Keila y es padre De Santiago y Jacobo.

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

Artículo anterior


0%