AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

No tienes por qué envidiar a los malos

todaynoviembre 17, 2022 126 5

Fondo
share close
AD
AD

En cuanto a mi, casi deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos

Salmo 73:2-3

Las personas regularmente suelen medir el grado de prosperidad por la cantidad de bienes materiales que los otros poseen; esto por cierto crea un sentido de autocompasión en aquellos que no llegan a ser tan abundantes económicamente y que no resulta nada provechoso, todo lo contrario; deshonra a Dios.

Este salmo de Asaf, muestra la impotencia de alguien que compara su vida de congoja, con la de hombres malos que gozaban de «buenas cosas». Este pensamiento no es ajeno a ninguno de nosotros. Generalmente quisiéramos ver a Dios obrar de manera más evidente en términos materiales en nuestra vida; sin embargo, el hecho de que no hayan posesiones, no significa que el favor de Dios no esté con los que de corazón le sirven.

Por otro lado, razonar de la manera en que lo hizo el salmista suele ser peligroso. Pensar que busco a Dios y no vivo como quisiera, pero otros que no lo buscan lo tienen todo, no es más que una muestra de cuales son nuestras motivaciones. Si en algún momento llegamos a sentirnos de tal manera que la prosperidad de los impíos nos acongoje, debemos revisar nuestro corazón, pues estamos buscando a Dios por lo que él da y no por lo que él es.

Al final; Asaf comprendió que no importa cuán rápido corra un corredor, si está en la carrera equivocada. No importa cuanto pueda prosperar un impío si se pierde su alma. Debemos estar claros en que la medida de nuestras bendiciónes no es terrenal y que nuestro éxito no es calibrado con el sistema de medir de este mundo; nuestra ciudadanía está en los cielos, donde hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual y la carrera que corremos tendrá como meta la Salvación eterna.

Jacobis Aldana (172)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

AD
AD
AD
AD
0%