Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Un traicionado que perdona traidores

todaydiciembre 15, 2022 83

Fondo
share close

Entonces Judas Iscariote, uno de los doce, fue a los principales sacerdotes para entregárselo. Ellos, al oírlo, se alegraron, y prometieron darle dinero. Y Judas buscaba oportunidad para entregarle.

Mr 14:11-12

La muerte de Jesús es el evento histórico más importante de la humanidad, él fue a la cruz siendo inocente pero como vemos, vendido como si fuera un criminal ¿qué hace que un hombre como Judas traicione de esta manera a quien ha sido su maestro por más de tres años? Pueden haber varias respuestas a esa pregunta, pero sin duda, debemos concluir que aunque sucedió como Dios lo quiso, Judas es responsable por la avaricia de su corazón.

Hay varias cosas que pudiéramos decir de Judas, sobre su hipocresía y capacidad para fingir ser del Señor cuando su corazón estaba lejos, lo cierto es que posiblemente ni siquiera él sabía hasta donde podía llegar su corazón, vemos eso porque luego de vender a Jesús corrió a suicidarse.

Tal vez pensaba que él sería incapaz de llegar a tal punto, hasta que el dinero apareció al otro lado de la balanza. El pecado está potencialmente en el corazón y se manifiesta cuando la oportunidad aparece, pero eso no significa que no debamos luchar con él.

Podemos pensar que no somos lo suficientemente malos o lo suficientemente capaces, pero ¿has pensado qué harías si las condiciones se dan? ¿Has pensado hasta dónde podrías llegar?

Pero al otro lado de la historia está Jesús, llevando el pecado de hombres como Judas, el pecado traicioneros e hipócritas. Nosotros no somos mejores que Judas delante del Señor, somos pecadores que necesitan su gracia, pero bendito sea él que ha pagado nuestras culpas y que nos permite seguirle hoy, bendito sea él que ha perdonado todo nuestro pecado y maldad.

Bendita sea su gracia.

Jacobis Aldana (171)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

0%