AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Un día el trabajo no será una carga

todayenero 11, 2023 32

Fondo
share close
AD
AD

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva y no habrá más maldición […] y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán.

(Ap. 21:1; 22:3)

¿Has pensado alguna vez en esta firme promesa? No dejo de meditar en todo el consuelo que podemos encontrar aquí, sobre todo al respecto de la manera en que tanto la tierra como nosotros seremos libres de toda maldición.

Una de esas maldiciones de las que la tierra será librada es precisamente la que afecta nuestra capacidad para laborar e incluso nuestras relaciones asociadas al trabajo. El Señor maldijo la tierra y estableció unas nuevas reglas a causa de la desobediencia de nuestros primeros padres; Adan tendría que trabajar con el sudor de su frente y la tierra iba a ser limitada para la provisión de recursos.

Esto explica lo difícil que es lidiar con el deseo de trabajar, la avaricia, la idolatría al trabajo, la codicia por los bienes ajenos, la pereza, etc. Muchos pecados están asociados a esta maldición del trabajo lo que incluso es evidente hasta en nuestras relaciones laborales.

Pero al principio no fue así y tampoco será así eternamente. De la misma manera que con el ser humano; el trabajo existió en Edén como algo bueno en gran manera, fue afectado por la caída y será restaurado en el día final; sin embargo, mientras ese día llega, podemos descansar en la redención que Cristo ha provisto, no solo para librarnos de la maldición del pecado, sino de los estragos de este en nuestros esfuerzos laborales.

Tenemos una tremenda esperanza, ¡en la eternidad trabajaremos y serviremos sin relación con el pecado! Ya no habrá cansancio, ni pereza, ni jefes injustos, no odiaremos los lunes ¡y tampoco habrá sindicatos! Mientras esperamos es gran día, el Evangelio nos mantiene firmes mirado hacia adelante para que disfrutemos de Dios aún en medio de calamidades.

Jacobis Aldana (172)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

AD
AD
AD
AD
0%