Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

La mala idea de sufrir en silencio y solitario

todayfebrero 9, 2023 55

Fondo
share close

Se llevó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a sentir temor y tristeza. «Es tal la angustia que me invade que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y vigilen»

Marcos 14:33-34

No fuimos diseñados para ser seres solitarios; dentro del plan que dios concibió él vio que no era bueno que el hombre estuviera solo y en efecto, el sentido de la vida está en lo que compartimos, somos relaciónales por naturaleza.

Pero la compañía nunca es tan valiosa como cuando se padece o nos enfrentamos de cara con la aflicción. En este pasaje vemos a Jesús enfrentando uno de los momentos más difíciles de toda su vida terrenal; había sido traicionado por Judas, sabía que los otros discípulos lo iban a negar, estaba en las últimas horas antes de ir a la cruz, pero aun así, Jesús no quiso estar solo, mientras iba camino a orar para ponerse en las manos y la voluntad del Padre Celestial tomó consigo a tres de sus discípulos más cercanos y emprendió  la subida al monte de los olivos cuesta arriba.

Jesús les declara a ellos que su alma está triste, una tristeza profunda, como de muerte. Este es uno de los momentos más vulnerables de la vida de Jesús, pero allí está él, abriendo su corazón, aun cuando sabía que esos tres hombres no podían hacer nada por él, hablar con ellos era una forma de sobrellevar la aflicción. Y encontrar algo de apoyo.

Muchas veces cuando sufrimos nos alejamos de las personas, buscamos estar solos o esconder lo que es una realidad en nuestras vidas; no queremos que otros nos vean débiles o como necesitados de algo. Nos hemos acostumbrado a resolverlo todo por nuestra cuenta que nos cuesta abrirnos para que otros vean que hemos fracasado. Y no hay nada de malo en eso, es que no somos dioses y no tenemos una solución para todas las cosas; no hay nada de malo en llorar, en hablar de nuestras debilidades con personas cercanas que puedan ser un apoyo para nuestras almas.

Es momento de dejar el orgullo a un lado y aprovechar las amistades piadosas que Dios ha puesto a nuestro al rededor. Es momento de salir de ese duro caparazón y mostrar nuestra debilidad, que somos personas que se entristecen, que en ocasiones se desaniman y que lloran; déjame decirte, si Jesús necesitó eso, tú no eres mejor que Él.

Si no tienes a esas personas en tu vida, puedes comenzar a orar a Dios por eso, quizás siempre han estado ahí, pero tú no las has visto; siempre hay un hombro en el que podemos apoyarnos, de eso se trata la carrera de la fe.

Jacobis Aldana (171)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

0%