AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Pensamientos puestos en altavoz

todayfebrero 15, 2023 56

Fondo
share close
AD

Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

Salmo 139:2-4

Imagínate caminar por la calle con unos parlantes que amplifiquen todos tus pensamientos de modo que todos puedan escucharlo, eso suena extraño pero si lograste imaginarlo seguro pensaste en que debe ser aterrador.

Solemos ver nuestros pensamientos como aquellos que pueden desplegarse con libertad acerca de cualquier cosa; insultos, pensamientos vergonzosos, lujuriosos y demás; sin embargo, algo que no podemos perder de vista es que Dios ve y conoce aún nuestros pensamientos y eso es peor que si la gente que camina a nuestro lado en la calle pudiera escucharlos en un altoparlante.

Este es un atributo precioso de Dios. Él lo conoce todo y eso debe producir al menos dos cosas:

1.            Debe producir temor Santo hacia Dios y un deseo por una vida alejada del pecado.  Nosotros podemos escondernos de los hombres, pero de Dios nunca nos vamos a poder esconder. Todo pecado y transgresión que nosotros cometamos, no importa si es la noche, en el algún oscuro lugar o en un teléfono con una clave indescifrables; lo hacemos en las mismas narices de Dios. Él está en todas partes y eso incluye nuestros lugares más solitarios, eso incluye nuestros pensamientos.

2.            La otra cosa que el conocimiento de que Dios todo lo sabe debe producir en nosotros es confianza.  Dios no solo escucha nuestros malos pensamientos. También los buenos. Él conoce nuestras intenciones e incluso aquellas oraciones que decimos callados, las que solo pensamos. Eso debe animarnos a una meditación más profunda de su palabra, a dirigir nuestros pensamientos a él. A veces somos juzgados mal por las personas que no conocen nuestras motivaciones, pero podemos estar tranquilos porque Dios si las conocen.

Así que, bendito sea nuestro Dios que todo lo sabe. Porque eso nos mueve a cuidar nuestros pensamientos del pecado y nos estimula a meditar de manera más provechosa en él.

Bendito sea nuestro omnisciente Dios.

Jacobis Aldana (178)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Valóralo

AD
AD
0%