AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Historia

El Dios Misionero y Soberano

todayfebrero 16, 2023 195

Fondo
share close
AD
AD

El único Dios verdadero que se nos presenta por todas las páginas de la Biblia, es un Dios misionero y soberano. El creador del universo ha estado siempre en misión, su misión es alcanzar a sus criaturas hechas a su imagen para la gloria de su nombre. Esta misión siempre la cumple, a pesar de los hombres. Esta es presentada es las páginas de la Escritura como una revelación progresiva que comenzó antes de la fundación del mundo, donde la Trinidad decidió salvar a la humanidad, siando anunciada a Adán y Eva es su estado caído (Gen 3:15) y encomendada a Israel y ahora a la iglesia.

Este Dios misionero es el que está en control de universo y a pesar de la rebelión del hombre, planeo un medio por el cual podría nuevamente atraerlos hacia Él, sin ir en contra de su justicia y santidad. Esta misión es entendida en la persona de nuestro Señor Jesucristo, el hijo de Dios quien se despojó de su gloria, para poder ser uno como los hombres, pero sin pecado con el fin de poder vivir y además morir en lugar de la humanidad.

Sin embargo, este plan de salvación del Dios es misión, fue entregado en las manos de hombres, de tal modo que a este se encomendó el proclamar las bendiciones de Dios para con las criaturas caídas. Esto se ve claramente al escoger a Abraham con el fin de que su descendencia, el pueblo de Israel fuera un pueblo escogido, real sacerdocio, nación santa (Ex 19:5-6), quien, por medio de su devoción a Dios, lo hiciera conocido, pero además que también fuera compartido con todas las naciones del mundo.

Sin embargo, este pacto de Dios hecho con Abraham de ser bendición a todas las familias de la tierra (Gn 12:1-3) presento sus altibajos por parte de la nación de Israel. Mientras Dios los preparaba para entregarles la tierra prometida, los libertos de Egipto, entregándoles su ley y además prometiéndoles la tierra de Canaán con la finalidad de usarles como medio de salvación a la humanidad, seria de cierto modo ignorada por parte de Israel.

Dios al instituir los sacrificios les instauro como la nación que, hacia conocido al Dios santo, al Dios del universo. Desgraciadamente a pesar de ser poseedores de las promesas de Dios, rápidamente perdieron el rumbo de su misión al preferir las bendiciones dadas por Dios, que el obedecer al Dios de las bendiciones. Israel a través de su historia fracaso rotundamente al malentender que ellos eran los únicos merecedores de la gracia de Dios.

En medio de este fracaso, el Dios misionero siempre tuvo sus medios de cómo hacer conocida su voluntad. Lo hizo por medio de los prosélitos que venían a Israel a escuchar de ese Dios que luego estos llevaban a sus tierras. Pero la herramienta más útil para llegar su nombre a las naciones resulta ser para el asombro de nuestros sentidos, la misma desobediencia del pueblo. Este por desobedecer los mandatos de Dios, fueron llevados al exilio, siendo el exilio la herramienta misionera involuntaria de Dios para con su pueblo.

La misión continua con el regreso del pueblo a Jerusalén, que preparo el camino para la llegada del Mesías. Jesús mismo, la segunda persona de la Trinidad vino en misión para morir por los pecados del mundo. Ese mesías que Israel esperaba llego, pero ellos lo rechazaron (Juan 1:1-12), pero la misión debería de continuar, siendo ahora depositada en las manos de la iglesia (Mateo 28:18-19) de tal modo, que el rechazo de Israel fue por lejos la culminación de la obra del Dios misionero.

Hoy el anunciar el deseo de Dios de tener un pueblo para sí, de alcanzar a los perdidos por medio de la obra de nuestro Señor Jesucristo, sigue siendo la misión de la iglesia. Esta encomienda comenzó con los apóstoles a los que Jesús envió a ir hasta lo último de la tierra (Hch 1:8). Pero nuevamente, a pesar del impacto de Jesús en la vida de los apóstoles y la iglesia, vemos que rápidamente este sentido de misión se escapó de las mentes de aquellos que habían experimentado de primera mano las maravillas del Mesías, sus milagros y el poder de su resurrección.

Pero nuevamente, el Dios misionero uso para sorpresa nuestra la desobediencia de aquellos llamados a estar en misión. La iglesia comienza a ser perseguida (Hch 8:1-3) Sin embargo una vez más, Dios cumpliría sus propósitos a pesar de la iglesia, Hch 8:4 nos llena de asombro al leer: Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio” una vez más, a pesar de los salvos, Dios continua en misión.

Este propósito se vio marcado en la expansión de la iglesia a todo el mundo conocido por parte de los apóstoles, pero en especial de la mano del apóstol Pablo. Sin embargo, volvió a tener sus altibajos cuando el cristianismo es instaurado como la fe del imperio. De algún modo, una vez más la historia se repite, la iglesia comenzó a acomodarse, dejando a un lado su misión, para disfrutar de las supuestas bendiciones que les dio su nuevo estatus.

Fue en este periodo, donde la iglesia toma la forma de la llamada iglesia universal, controlada desde Roma. Pasan los años mientras la iglesia y los Papas se corrompían, dejando a un lado el llamado a dar a conocer al Dios santo, el Dios juez del Universo y a su Hijo Jesús el salvador del mundo, para centrarse en interminables conflictos doctrinales. A pesar de ello, las divisiones producto de los sínodos, nuevamente lanzaba a hombres perseguidos por Roma, que terminaron conquistando con el evangelio territorios inhóspitos. Una vez más, los propósitos de Dios se cumplieron a pesar de nuestra desobediencia.

Hoy seguimos en misión, aun con la luz que nos llegó desde la reforma. De ese movimiento, Dios envió a hombres por todas las naciones con una convicción renovada y evangélica para las naciones. Los hombres de todas partes del mundo, del nuevo mundo escucharon del Dios misionero. Hoy estamos escribiendo estas páginas por el hecho, de que de algún modo el Dios de la Biblia sigue en misión. Esto nos deja algunas cosas a considerar:

1 ¿Qué haremos con el mensaje del Dios misionero? ¿Lo llevaremos por todo el mundo para la gloria de su nombre y salvación de los perdidos?

2 ¿Volveremos al mismo patrón de disfrutar las bendiciones de la salvación hasta que Dios nuevamente nos disperse o nos mande persecución?

Jaime Blandón Olivera (99)

Jaime Blandón es oriundo de Nicaragua, misionero plantador de iglesias. Casado con Jacqueline Guzmán, con quien a procreado dos hijos: Jaimeline (12) James (11).
Actualmente se desempeña como Director de 516 Now Inc. Posee una licenciatura en Estudios Bíblicos del Rio Grande Bible Institute, MBA en Dirección y Administración de Empresas con énfasis en desarrollo de Proyectos del EUDE . Master en Ministerio Pastoral del Midwestern Baptist Theological Seminary.

Es uno de los fundadores de Radio Stereo Resurrección.

AD

Escrito por Jaime Blandón Olivera

Rate it

Publicaciones similares


AD
AD
AD
AD
0%