AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

El asesinato inicia en el corazón

todaymarzo 22, 2023 130

Fondo
share close
AD
AD

“Cuando ellos lo vieron de lejos, y antes que se les acercara, tramaron contra él para matarlo.”

Génesis 37:18 NBLA

¿Qué puede estar tan dañado en el corazón de una persona como para planear matar a su propio hermano? Bueno, tal vez estés pensando en que algo muy grave debió haber sucedido, lo cierto es que la biblia dice que el problema de los hermanos de José, hijos de Jacob, los protagonistas de este relato, no podían soportar los sueños de su hermano que parecían profetizar que él iba a ser grande y gobernaría sobre ellos; más aún, parece que ellos no podían soportar que su padre lo amara más que a ellos. Así, lo que había en el corazón de ellos además de odio era envidia.

Ellos no querían tomar una venganza, no se trataba de asesinar a una amenaza o a alguien peligroso para sus vidas; lo cierto es que el asesinato se produce en el mismo corazón donde se produce el enojo, la ira y la envidia.

A veces pensamos en matar como un pecado realmente grave, pero a los ojos de Dios, estos hombres ya eran culpables de homicidio. La biblia dice que, si tú llamas a tu hermano estúpido, o te refieres a él con odio, has cometido homicidio y la verdad es que no es una exageración: la única diferencia entre alguien que toma un arma y dispara contra alguien hasta matarlo y una persona que odia o envidia profundamente a otra hasta desear su muerte, es que la primera tuvo la mala fortuna de tener un arma en la mano.

Cuidemos nuestro corazón. La ira, el enojo y la envidia contra otras personas no son cosas pequeñas. Es cierto que es posible jactarnos de nunca haber matado a nadie, pero en nuestro corazón podemos tener un prontuario de homicidios muy largo.

Con todo, siempre podemos correr al Señor por ayuda y si nos arrepentimos el perdón estará a la puerta.

Jacobis Aldana (172)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

AD
AD
AD
AD
0%