play_arrow

Fieles A Dios En Toda Circunstancia

micJacobis Aldanatodayagosto 2, 2022 5

Fondo
share close
  • cover play_arrow

    Fieles A Dios En Toda Circunstancia Jacobis Aldana


“Entonces Faraón dijo a sus siervos: «¿Podemos hallar un hombre como este, en quien esté el espíritu de Dios?». Y Faraón dijo a José: «Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y todo mi pueblo obedecerá tus órdenes. Solamente en el trono yo seré mayor que tú».”

Génesis 41:38-40 NBLA

Dios honra a los que le honran. Esto no es un cliché y José es una evidencia de ello.

Después de haber padecido de múltiples formas y haber sido hallado como alguien fiel a Dios, el momento de José llegó; él fue sacado de la cárcel donde había sido encerrado injustamente para ahora tener el puesto administrativo más importante del imperio más poderoso de la época.

José nunca buscó eso; podemos estar seguros. Su plan no fue labrar un camino a como diera lugar y pasando por encima de los demás; su plan fue simple en realidad, temer a Dios, hacer su voluntad y esperar con paciencia.

A veces pensamos que nuestro éxito depende de cuánto trabajemos en nuestro camino o cuán buenos amigos seamos de los que pueden promovernos, pero la verdad es que el éxito verdadero está en tener y ser fieles al Señor incluso en las tareas que nosotros consideremos menos dignas.

Tal vez Dios te ha puesto en trabajos que no son muy honorables como los hombres los ven, pero debes ser fiel allí, en lo poco que el Señor te ha permitido tener. Como vemos, el gozo del éxito no está en el lugar o la posición que imaginamos, sino en ser fieles al Señor en donde sea que él nos permita servir.

Sé fiel, los caminos de Dios no son los nuestros y no tenemos otra cosa más noble que perseguir que su Gloria en todo lo que hagamos, ese es el verdadero éxito. Si él decide en su soberanía exaltarnos, él será glorificado, pero nuestra meta debe ser trabajar diligentemente y con todo nuestro empeño en lo que tenemos a la mano, si el camino se ha de abrir, que sea Dios quien lo abra, y cuando eso ocurra, nuestro corazón estará preparado para dirigir todas las miradas a Dios y no a nosotros.

Rate it
0%