play_arrow

Un Dia a la Vez

Jesús Tomo Nuestro Lugar En La Cruz

micJacobis Aldanatodayagosto 8, 2022 4

Fondo
share close
  • cover play_arrow

    Jesús Tomo Nuestro Lugar En La Cruz Jacobis Aldana


“» Ahora pues, le ruego que quede este su siervo como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho suba con sus hermanos.”

Génesis 44:33 NBLA

El apóstol Pablo enseñó en su carta a los Romanos: Porque difícilmente habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Esta declaración es la columna vertebral del Evangelio, aquí descansa la esperanza de redención, un Justo que tomó el lugar de los injustos para que ellos pudieran ser salvados de la condenación.

Pero está historia había sido prefigurada de muchas maneras en el Antiguo Testamento, los sacrificios de animales eran la representación más clara de ello; sin embargo, en la historia de José vemos como uno de sus hermanos, Judá pone su vida como garantía cuando ve que Benjamín, su hermano menor es amenazado de ser dejado en Egipto conforme al plan de José.

Mucho tiempo había pasado y mucha reflexión había pasado también por las cabezas de los hermanos de José. Los que un tiempo atrás no dudaron en vender a uno de sus hermanos y hacerlo pasar por muerto, ahora están poniendo su propia vida para evitar que otro de ellos sea puesto en peligro.

Vemos aquí que siempre hay un lugar para el arrepentimiento y recomponer el camino. Las personas que cometen errores no necesariamente están condenadas a tener que vivir con ellos de por vida, siempre hay una oportunidad para recomponer su andar y solo en Dios hay la fuerza suficiente para eso.

Lo otro interesante es que este Judá quien ahora se ofrece como esclavo antes que Benjamín su hermano, es el antepasado del Señor Jesucristo, el padre de su linaje. La biblia nos está apuntando a un hecho que, si bien estaba lejos de ocurrir en ese momento, sería definitivo. Un descendiente de Judá, inocente y Justo, ofrecería su vida en lugar de injustos como nosotros para librarnos de la esclavitud del pecado. Ese descendiente llevaría nuestro yugo.

Ese es el Evangelio que proclamamos. Que el Señor Jesús tomó nuestro lugar para librarnos de eterna condenación.

A él sea la Gloria.


Un Dia a la Vez

Rate it
0%