06/22/2022  /  Sebastián Winkler

Las madres de unos niños pequeños quisieron traerlos a Jesús para que Él orara por ellos, y los discípulos no querían permitir que el Maestro fuera “molestado”. Aunque esto nos resulte extraño a nosotros hoy, era algo comprensible para la época. Los niños no solían ser considerados como tan importantes para la sociedad fuera del ámbito de su familia.