01/01/1970

Fieles, porque nunca debemos olvidar que no nos servimos a nosotros mismos, sino a Dios. Porque debemos aferrarnos con firmeza a Él, para no resbalar. Porque debemos tener cuidado de nuestras vidas y de la doctrina. Servimos al Señor y buscamos Su Gloria.