RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


SPIDERMAN

Carl Arne Horstran 07/10/2021

[PODCAST]

Tres hermanos de corta edad, originarios de Bolivia, terminaron en el hospital luego de pasar el día en el campo cuidando a sus cabras. Los niños de 12, 10 y 8 años, de la localidad andina de Chayanta, llevaron las cabras a pastar mientras su mamá iba a recoger leña y llevaba a cabo los quehaceres del hogar.

Repentinamente, los tres muchachos regresaron del campo llorando, y con visibles muestras de dolor. La madre, asustada, los llevó al centro de salud más cercano, donde, al ver que no mejoraban, los trasladaron de urgencia al hospital de la pequeña ciudad de Llallagua. Al complicarse aún más el estado de los tres hermanos, tuvieron que ser llevados al hospital del niño en La Paz, con dolores musculares, sudoración, fiebre y temblores generalizados. Poco a poco, tras aplicárseles suero contra picadura de araña negra, fueron mejorando y pudieron ser dados de alta unos días más tarde, según detalló el Dr Pietro, jefe de epidemiología del mencionado centro hospitalario.

Lo que resulta extremadamente extraño de este caso, es que los tres hermanos hayan sido picados por una araña viuda negra el mismo día y a la misma hora. Sin embargo, todo tiene su explicación. Cuando los tres chiquillos estaban en el campo, con el encargo de apacentar las cabras de la familia, se toparon con un ejemplar de esta especie arácnida. Un encuentro que sirvió para despertar esa infinita fantasía de la que hacen gala niños y niñas, en este caso, recordando la historia del famoso personaje de comics y películas “Spiderman”. “Si nos dejamos picar”, sugirió uno de ellos, “tendremos superpoderes”.

Dicho y hecho. El mayor de los tres molestó a la pequeña araña con un palo y acercándole su brazo se dejó picar. Le siguió el segundo y después el pequeño, ayudado por los otros dos. Aunque, afortunadamente, esta historia terminó bien, nos ayuda a entender la importancia de la educación en el ámbito de la familia. La moraleja de la historia está bien clara: Padres y madres no pueden, de ninguna manera, permitir que sus hijas e hijos sean educados por la televisión, el cine o por cualquier otro medio, sin supervisar sus contenidos.

Pero además, esta historia me lleva a reflexionar sobre la manifiesta necesidad humana de ser diferentes, de destacar por encima de los demás, de hacer algo que atraiga la admiración del resto sobre uno mismo. Algo que desde la infancia se hace patente en nuestras vidas, seguramente, al igual que en el caso de estos muchachos, siendo incentivada nuestra fantasía por la montonera de superhéroes de ficción con la que nos toca convivir. Independientemente de que haya personas que destaquen de alguna manera por sus logros, e incluso verdaderos héroes que ni quieren ni necesitan darse a conocer, la realidad es que lo que de verdad necesitamos como seres humanos no es sentirnos grandes y poderosos, sino rendirnos ante aquel que realmente lo es. Aquel que por medio de su voluntaria humillación y entrega demostró su grandeza. Él si tiene el poder y la voluntad de ayudarte a enfrentar cada circunstancia que te sobrevenga porque tiene los mejores propósitos para tu vida. Entrégale hoy tu vida a Jesucristo. Soy Carl, hasta siempre.