06/10/2022  /  Sebastián Winkler

El Evangelio de la gracia no es una licencia para el pecado, sino más bien recibir la capacidad de luchar contra el pecado, por la gracia de Dios en nosotros.

Por esta causa, los discípulos de Jesús deben exhibir una justicia aún mayor que la de los fariseos.