01/01/1970

Jesús enseña, Él viene a traer un mensaje, y su mensaje tiene una autoridad. Tanta autoridad que la gente se sorprende. Tanta autoridad que hasta los demonios la reconocen y obedecen.