01/01/1970

Sin dudas, oponerse a los planes de Dios es lo peor que una persona puede hacer. Nadie puede desbaratar su propósito, nadie puede oponerse a su voluntad. Rechazar a Dios es la necedad absoluta, y una tragedia dolorosa.