01/01/1970

Las señales son claras, el Reino de Dios se ha acercado. Jesús recorre la tierra llamando al arrepentimiento. Su identidad y autoridad son evidentes en su poder sobre la enfermedad, los demonios, el clima mismo y hasta sobre la muerte. Pero ellos se niegan a ver, a escuchar.