01/01/1970

Cuando llegue el día del Señor los orgullos doblarán sus rodillas contra su voluntad, pero los que con humildad se han abrazado a la cruz recibirán con gozo la herencia que el Señor les ha prometido.