RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Entre Líneas

14:45 14:55

Programa actual

Entre Líneas

14:45 14:55


CONDICION HUMANA

Carl Arne Horstran 10/20/2021

[PODCAST]

Se podría decir que clasificamos a la raza humana en tres grupos: los buenos, los malos y la gran mayoría. Si bien es cierto que esto nos podría valer como definición, a la vista de los acontecimientos que tienen lugar a nuestro alrededor, en los cuales muchas veces inocentes sufren la barbarie de uno o varios salvajes, y el resto somos espectadores, ante Dios esta descripción no sirve absolutamente para nada. Dios, que es capaz de escuchar los secretos no pronunciados del corazón, juzgará un día todo acto de crueldad de acuerdo a su justicia; ahora bien, eso no quita que la frase “yo no hago mal a nadie”, sea completamente inútil ante él. El problema al que se enfrenta el ser humano es, en primer lugar, un asunto de condición: no se trata de lo que hacemos, sino del estado en el cual nos encontramos. Creo que nadie, o muy pocos, se reconocen a sí mismos como una persona mala. Pero, permíteme que te ilustre con un ejemplo lo que quiero transmitir. Hazte a la idea, por un momento, de que te encuentras bajo el mismo techo que un asesino confeso, y el lugar en el que os encontráis comienza a arder; si es que no sales de aquel sitio, morirás, al igual que él: no hay diferencia. Jesús lo dijo muy claro una y otra vez: vida o muerte, eso es lo que nos espera.

Creer en Dios no tiene nada que ver con nuestras simpatías hacia una determinada religión. Creer en Dios es aceptar el único medio de rescate que existe. Jesús también dijo: si no os arrepentís, moriréis. El arrepentimiento es un cambio de sentido, es darle un giro a nuestro presente y futuro; pero un giro que solo es posible por medio de él. No es suficiente enmendarse; debe cambiar nuestra condición, nuestro estado.

En cuanto a que nos consideramos personas normales, que no hacemos mal a nadie, creo que vale la pena mencionar como lo ve Dios. Él ha dicho, “no hay justo ni siquiera uno, no hay nadie que haga lo bueno”. Por eso necesitamos un remedio, el antídoto, la solución, que el mismo nos ofrece por medio de su hijo Jesús. Puedes procurar toda la vida enmendarte para ser mejor, y quizá que lo consigas; pero, aun así, un día tendrás que estar delante de Dios para dar cuenta de todo cuanto hiciste, incluso antes de enmendar el camino. En cambio, la nueva condición personal que Dios te da cuando aceptas su oferta, borra todas tus faltas para siempre. TODAS. Tú eliges. Soy Carl, hasta siempre.