01/01/1970

Una señal de que somos hijos de Dios es que  estamos creciendo y desarrollando nuestro espíritu, estamos produciendo fruto. No es posible decir que somos creyentes y que eso no se vea reflejado en nuestro caminar diario.