AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Jesús nos habló en Parábolas

todaymarzo 25, 2022 46

Fondo
share close
AD

Lectura: Lucas 8:4-8 (LBLA)

Habiéndose congregado una gran multitud, y los que de varias ciudades acudían a Él, les habló por parábola: El sembrador salió a sembrar su semilla; y al sembrarla, una parte cayó junto al camino, y fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. Otra parte cayó sobre la roca, y tan pronto como creció, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó en medio de los espinos; y los espinos, al crecer con ella, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena, y creció y produjo una cosecha a ciento por uno. Y al hablar estas cosas, Jesús exclamaba: El que tiene oídos para oír, que oiga. www.lbla.com

Leemos hoy la muy conocida parábola del Sembrador, sabiendo que en los próximos versículos el Señor Jesús va a explicar su significado (a sus discípulos). Pero muchos de los que la escucharon no estaban en condiciones de entender.

¿Por qué Jesús habló en parábolas? Las parábolas son formas sencillas de expresar profundas verdades. Verdades sencillas para la mente, pero profundas para el corazón.

El Reino de Dios debe comprenderse con el pensamiento, pero no es suficiente “comprenderlo”. El Evangelio transforma nuestro corazón (entendiendo por esto el centro de nuestro ser: nuestra cosmovisión, nuestros afectos, nuestros deseos).

El Reino de Dios es una locura y un misterio para todos, excepto para aquellos a los que Dios abre los oídos y los ojos, para comprender la maravilla de Su Gracia.

Cuando escuchamos la Palabra de Dios, esta es sembrada en nuestros corazones. Y es Dios mismo, el Espíritu Santo, el que prepara el terreno, el que lo hace fértil, el que lo riega, el que hace crecer esa semilla.

PARA PENSAR: ¡Qué gratitud al reconocer que si hemos oído su llamado es precisamente porque Él nos llamó y abrió nuestros oídos para escuchar Su voz! ¿Has oído hoy Su voz?

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%