01/01/1970

Sólo el Espíritu de Dios puede hacer que nosotros también reconozcamos a Jesús como el Salvador que nuestras almas necesitan.