01/01/1970

En los pasajes anteriores el Señor nos enseñaba a no aferrarnos a lo pasajero de este mundo, y a tener nuestro tesoro en los Cielos. El pasaje que leemos hoy tiene una estrecha relación con esas mismas ideas.