AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Jesús, rechazado y amado

todayabril 1, 2022 80

Fondo
share close
AD

Lectura: Lucas 8:40-42,49-56 (LBLA)

Cuando Jesús volvió, la multitud le recibió con gozo, porque todos le habían estado esperando. Y he aquí, llegó un hombre llamado Jairo, que era un oficial de la sinagoga; y cayendo a los pies de Jesús le rogaba que entrara a su casa; porque tenía una hija única, como de doce años, que estaba al borde de la muerte. Pero mientras Él iba, la muchedumbre le apretaba.

Mientras estaba todavía hablando, vino alguien de la casa del oficial de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro. Pero cuando Jesús lo oyó, le respondió: No temas; cree solamente, y ella será sanada. Y cuando Él llegó a la casa, no permitió que nadie entrara con Él sino solo Pedro, Juan y Jacobo, y el padre y la madre de la muchacha. Todos la lloraban y se lamentaban; pero Él dijo: No lloréis, porque no ha muerto, sino que duerme. Y se burlaban de Él, sabiendo que ella había muerto. Pero Él, tomándola de la mano, clamó, diciendo: ¡Niña, levántate! Entonces le volvió su espíritu, y se levantó al instante, y Él mandó que le dieran de comer. Y sus padres estaban asombrados; pero Él les encargó que no dijeran a nadie lo que había sucedido. www.lbla.com

Compartimos hoy la lectura de un episodio muy conocido: el de la hija de Jairo, oficial de la sinagoga. Llama la atención cómo Jesús fue rechazado en Gadara, y aquí se le espera con gozo. Llama la atención también, cómo Jairo ruega por su hija. La Biblia usa ese verbo, cargado de sentido, rogar.

Todo este episodio es, para Jairo, pero especialmente para los discípulos, la oportunidad de conocer más profundamente a Jesús, de conocer la respuesta a esa pregunta central de la que hemos venido hablando. ¿Quién es éste?

La respuesta está ahí, frente a sus ojos. Jesús no solo es el que tiene el poder de dominar los vientos y las tormentas. Jesús no es solo el que tiene el poder de mandar a los demonios dejar libre un hombre. Jesús es también el que tiene el poder de tratar a la muerte como un simple sueño. Y Él habla, y la niña se levanta.

Y entonces ¿Quién es este? Jesús es el Hijo de Dios. Jesús es Dios hecho carne.

Nuestra respuesta a esa pregunta puede cambiar nuestras vidas. Cree solamente, dice el Señor. Confía en quien Yo Soy.

PARA PENSAR: ¿Cómo respondes a esa pregunta? ¿Es Jesús, en tu vida y en tu diario caminar, el Soberano que está en control sobre todo, el que puede liberarte de la opresión y el que puede darte vida aún en la misma muerte? No temas, cree, confía… ¡Dios te bendiga!

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%