01/01/1970

Jesús vino a traer división entre los hombres. Y la grieta, la profunda grieta, es la cruz. ¿Reconocemos nuestra necesidad de perdón y misericordia y miramos al Jesús que se entregó por nosotros? ¿O nos condenamos a nosotros mismos al creernos autosuficientes?