RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


BUSCADORES

Carl Arne Horstran 06/12/2021

[PODCAST]

El ser humano es, por naturaleza, un buscador; buscamos continuamente mejorar nuestras condiciones de vida. Gracias a ello, se han hecho muchos de los avances que conocemos; pero también ha sido una de las causas de muchas de las guerras que se han librado, cuando se ha permitido que el egoísmo ciego se apropie de ese afán por mejorar. En la medida de lo posible, cuando surge una oportunidad de negocio, la aprovechamos, si es que consideramos que puede suponer un avance a nivel personal. La imagen del buscador por antonomasia, es la del buscador de oro; aquellas personas, en ocasiones familias enteras, que dejaban todo cuanto tenían, y se lanzaban a la aventura de encontrar el oro que les permitiera alcanzar un mejor nivel de vida. Sin embargo, la verdad es que, aunque, finalmente, en muchos casos encontremos aquello que andamos buscando… éxito laboral, estabilidad, mayores ingresos… parece que, aun así, la satisfacción nunca llega a ser completa; y eso tiene una explicación. Todo aquello que buscamos, y que, en alguna medida, son cosas necesarias, nunca logran llegar al fondo de la cuestión. Y esto es por la sencilla razón de que, en realidad, nuestro verdadero problema es que nosotros mismos, como seres humanos, ¡estamos perdidos!; de ahí que, nada de lo que logremos con nuestro esfuerzo personal, nos proporcionará verdadera satisfacción: necesitamos ayuda.

Ahora bien, si hablamos del ser humano como buscador, tenemos que hablar también del mayor buscador, el buscador de los buscadores; y te aseguro que no es Google ni nada que se pueda encontrar en Internet. No estimado y estimada oyente, a quien me estoy refiriendo es, nada más y nada menos, que a Dios mismo. La Biblia nos cuenta que Jesús dejó todo lo que tenía para venir a la tierra, con el principal propósito buscar; sin embargo, en su caso, no a causa de un afán de búsqueda personal. Él lo tenía todo suplido, no carecía de nada, pero vino y estuvo aquí como uno más, en su deseo de encontrar aquello que se había perdido: nosotros. La insatisfacción es algo que nos lleva a continúas búsquedas. Algunos lo intentan llenar comprando, haciendo vida social, o consiguiendo éxito profesional; cosas que, como antes he dicho, en mayor o menor medida, son necesarias. Otros, en cambio, son arrastrados a la mayor de las ruinas, siendo llevados por su insatisfacción al alcoholismo, a la drogadicción, o, en el peor de los casos, incluso, al suicidio. Jesús vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Él es la personificación de aquello que tú estás buscando, aun sin saberlo.

Encuéntrate hoy con él. Dile: “Gracias Dios por no olvidarme. Gracias que, por medio de Jesús, tú me has buscado, y ahora, aquí estoy. Perdóname por haberte ignorado y por todo aquello en lo cual fallé. Acepto tu gracia y te recibo hoy en mi vida”.

Amiga y amigo oyente, Dios es un buscador de corazón. Eso significa que cuando encuentra lo que andaba buscando, él lo celebra, porque la realidad de lo que sucede es que alguien pasa de oscuridad a luz, de muerte a vida. Hoy, el cielo entero se alegra por ti. Soy Carl, hasta siempre.