01/01/1970

El niño crece, sujeto a sus padres, en Nazaret, quizás después de haber permanecido un tiempo en Belén y al regresar de Egipto (como nos cuenta otro de los Evangelios).