AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Las consecuencias de ignorar hacer el bien

todayoctubre 4, 2022 160

Fondo
share close
AD
AD

“A aquel, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado.”

Santiago 4:17

¿Quién puede discernir sus propios errores? Absuélveme de los que me son ocultos.

Esta es una oración de uno de los autores de los salmos, es una oración breve, pero profunda y descansa en la idea de qué hay cosas en nuestra vida que incluso son desconocidas para nuestra propia conciencia.

Una persona puede recordar y ser consciente de los pecados que atormentan su alma, aquellos que comete contra otras personas o directamente contra Dios, pero hay un tipo de proceder que aunque pudiera parecer imperceptible, es igualmente grave delante de Dios: el llamado pecado de omisión.

Incluso, las leyes penales que tenemos entre nosotros suelen castigar a aquellos que teniendo oportunidad de hacer el bien lo omiten, la negligencia puede ser desastrosa en definitiva.

Nosotros como creyentes hemos sido instruidos no solo acerca de las cosas que debemos evitar, sino aquellas que debemos guardar con marcada diligencia sin embargo, cuando sabiendo lo que debemos hacer según la voluntad de Dios lo dejamos pasar de largo como si no fuera con nosotros estamos siendo culpables delante del Señor. Esta es la razón por la que nadie se puede excusar delante de Dios. Nadie puede decir que es sin pecado en lo absoluto porque incluso dejando de hacer lo bueno también está transgrediendo la ley.

Gracias damos al Señor por Jesucristo y por ser él quien ha llevado esta carga por nosotros, pues ya nos bastaba con haber desobedecido los mandamientos para responder también por las cosas que hemos omitido. Pero gracias también por Jesús, porque él nos da la voluntad y las fuerzas para vivir como corresponde. De acuerdo con su bendita Palabra.

Jacobis Aldana (174)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Valóralo

AD
AD
AD
AD
0%