RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

GRACIA A VOSOTROS

21:00 21:28

Programa actual

GRACIA A VOSOTROS

21:00 21:28


Si Dios existe…

Carl Arne Horstran 04/08/2021

[PODCAST]

Si realmente hay un Dios, supuestamente, bueno, ¿por qué permite el sufrimiento y la maldad? Te suena verdad. Quizás sea una de las preguntas que más veces se haya formulado desde que el hombre es hombre y la mujer es mujer. Para algunos se trata de una mera excusa, con el fin de no tener que afrontar el desasosiego de su propia alma, o tomar postura ante una posible existencia de Dios. Para otros, en cambio, se trata de una pregunta totalmente honesta, fundamentada en su inquietud personal por encontrar respuestas a preguntas que perturban su mundo interior.

Que hay sufrimiento y mal lo sabemos todos; tanto por experiencia propia como ajena. Lo que la inmensa mayoría de la gente ignora es la procedencia de las calamidades, la perversidad y el padecimiento. Jesús dijo: los malos deseos, los robos, los homicidios vienen del corazón del ser humano (Mt 15:19). El origen del mal lo sitúa en cada uno de nosotros. Ahora bien, a razón de esto, alguien podría argumentar: “y los niños que no han tenido tiempo de hacer mal a nadie ¿por qué les afecta?”. Es importante entender una cosa. El mal, como tal, no es en primer lugar una serie de actos que cometemos, sino una realidad en la cual nos desenvolvemos día a día. Te lo explico con un ejemplo. Toda persona que nace en España, se le adjudica automáticamente la nacionalidad española, por el solo hecho de hallarse dentro del territorio que corresponde a esta nación; y así es con nuestro estado espiritual: nacemos al pecado (Ro 5:12). Además, la Biblia enseña que todo el mundo está bajo el poder del maligno (1 Jn 5:19), quien tiene como principal propósito robar, matar y destruir (Jn 10:10).

El resumen de nuestra situación es la siguiente: Cuando Dios creó el mundo y todo su contenido, le cedió al ser humano su gobierno, quien, a su vez, le abrió las puertas al diablo cuando eligió voluntariamente desobedecer a Dios (Gn 1:26-31). Antes de eso, el mal no existía sobre la tierra. Y entonces, ¿qué pinta el propio Dios en todo esto? si es que existe. Aquí viene la parte buena. Dios podría en un solo instante, de un solo plumazo, acabar con este estado de maldad. Pero hay que entender que, en ese momento, que vendrá, el mal, esté donde esté, será arrasado, incluyendo al ser humano. Pero Dios quiere otra cosa para nosotros. Y esta es la verdad sobre el Dios Todopoderoso. Un día decidió crear un ser distinto, con el fin de compartirlo todo con él. Lo creó tal y como era él mismo; con la capacidad exclusiva de poder decidir. Podría haber creado marionetas, para manejarlas a su antojo, pero no lo hizo. Así Dios, por su propia voluntad, limitó su propio poder de acción, con el deseo de compartirlo todo con nosotros al mismo nivel. La pregunta es ¿Querrás tú, desde de hoy, compartir tu vida con él? Por medio de la fe en Jesucristo, es posible (Ro 5:8). Soy Carl, hasta siempre.