01/01/1970

Dios no nos llama a despreciar a nuestra familia, o a vivir como mendigos, sino a amarlo a Él sobre todo. Porque esa es la mejor forma de amar todas las otras cosas, si amamos a Jesús primero.