01/01/1970

El corazón, y la boca de Zacarías estallan en un canto profético de alabanza al Señor! Dios cumple sus promesas! La palabra que él mismo ha recibido (un hijo) se ha cumplido.