AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

VCL

Cristo en el libro de 1 Samuel

todaymayo 18, 2024 27 1

Fondo
share close
AD

Michael Bell nuevamente con ustedes, con el reto VCL, donde estamos aprendiendo un versículo Cristológico en cada uno de los sesenta y seis libros de la Biblia. Estamos ahora en el libro de 1 Samuel 2:10b que dice de la siguiente manera:

“Jehová juzgará los confines de la tierra, dará poder a su Rey

y exaltará el poderío de su Ungido.”

Estas palabras vienen del cántico de Ana, ella fue una mujer casada con un señor que se llamaba Elcana y ellos se amaban mutuamente. Pero tenían un problema, pues ella no podía quedar embarazada, por consiguiente, no podían tener hijos. Por esa razón, eran una pareja que muy seguidamente sacrificaban al Señor, viajaban hasta Silo donde estaba el tabernáculo, allí traían sus sacrificios y ella constantemente pedían por un hijo.

En una de esas ocasiones, Ana muy conmovida levantando sus peticiones al Señor, mientras oraba en silencio, pero moviendo los labios, fue que el sumo sacerdote Eli piensa que ella está ebria. Pero lo que pasa, es que ella estaba muy conmovida ante la presencia del Señor. Resulta que Dios escucha sus oraciones y permite que ella quede en estado. Ana hace un pacto con Dios, ese pacto consistía en que, si ella daba a luz un hijo, ese hijo sería entregado a Dios.

Cuando nace Samuel, él es dado en adopción al sumo sacerdote Eli, para que sea criado en la familia del sumo sacerdote, sirviendo al Señor ahí mismo en el tabernáculo. Es en medio de esto que vemos que Ana cree en el Mesías, pero ¿Cómo lo sabemos? Bueno, por en este cántico, se nota que ella cree en Dios. Pero, ella cree en un Dios que algún día va a mandar al Mesías a la Tierra para poner las cosas en orden.

Es en medio de esto que vemos que Ana cree en el Mesías, pero ¿Cómo lo sabemos? Bueno, por en este cántico, se nota que ella cree en Dios. Pero, ella cree en un Dios que algún día va a mandar al Mesías a la Tierra para poner las cosas en orden.

Ella ve un mundo boca abajo, donde los justos sufren y los inicuos prosperan. Ve que los pobres, las personas como ella que son estériles, las personas desterradas, las personas menospreciadas, las personas débiles, las personas maltratadas que confían en Dios, hasta algunos que mueren adorando a Dios, pareciera que están desamparados.

Pero ella confía en un Dios que mandará al Mesías, quien un día exaltara a todos esos que están abajo y los pondrá en su posición correcta. dándoles honor, dándoles riquezas y todo eso porque han confiado en el Dios de este Mesías y en su Mesías. Y a la vez, sabe que los que han sido inicuos, que han confiado en su poder y en su dinero y que se han mofado de Dios, serán abatidos, serán humillados. Entonces habrá una inversión, donde los que estaban abajo estarán arriba y los que estaban arriba estarán abajo.

Y ¿Cuándo va a suceder esto? Y ¿En qué manera va a suceder? Bueno, cuando el Señor mande a su Rey, su ungido, es allí donde abra esa inversión escatológica. Jesús bien entendía que él era ese Mesías, que va a juzgar los confines de la tierra, es decir, todas las injusticias de todo el mundo, Él las va a juzgar y además exaltará a quien él desee exaltar.

Vemos en Lucas, pero también en Mateo 5 en las bienaventuranzas que Jesús entiende que él es este Mesías, porque él dijo Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia. Bienaventurados los de limpio corazón, Los pacificadores, los que padecen persecución, todos los que están abajo, pero confiando en el Señor serán un día serán exaltados.

También vemos en Lucas el contraste:  Ay de los ricos y Ay de los llenos y Ay de los que ríen, que se ríen ahora porque para ellos habrá llanto y pobreza y humillación, porque él es el Mesías que trae justicia a todo el mundo. Entonces Ana entiende que ella es una de estas personas que han sufrido. Ella ha sufrido el menosprecio, ha sufrido de una condición física que no le permitido multiplicarse y ella se identifica totalmente con estas personas. Estas personas que están abajo, pero que confiaron en el Mesías de Dios que un día les exaltara.

Ahora, si Jesús está en cada página de la Biblia, incluyendo aquí en primera de Samuel, incluyendo aquí en el corazón de fe de Ana, ¿No debería estar también en cada página de tu vida y la mía también?

AD

Escrito por Michael Bell

Valóralo

Publicaciones similares


AD
AD
0%