01/01/1970

Ser un ciudadano de este Reino es saber que ahora eres parte de algo más grande y superior que vos mismo. Y por eso mismo debes estar dispuesto a morir a tus deseos y ambiciones personales. El Reino de Dios es más valioso que todo eso.