Meditaciones

Un Templo mas hermoso que el de Jerusalen

todayagosto 13, 2022 21

Fondo
share close

Leer Lucas 21.5-6

¿Sabias que las cosas que antes consideramos hermosas y que durarían para siempre es muy posible que ya se estén convirtiendo en ruinas?

Esto no debería ser una sorpresa para ninguno de nosotros pues la historia misma nos ha hecho entender esta verdad.

Por ejemplo todos recordamos las torres gemelas o “World Trade Center”, los dos edificios más altos y hermosos de los Estados Unidos, ¿Quién llegaría pensar que un 11 de septiembre del 2001 serian derribadas y que de ellas hoy solo tendríamos el recuerdo?

Así es amigos, lo que hoy puede ser hermoso y al parecer indestructible mañana solo puede vivir en nuestras memorias.

En el pasaje de hoy tenemos algo muy parecido, pues un grupo de discípulos de Jesús comienzan a comentar sobre la hermosura de las piedras del templo de Jerusalén. Para ellos el templo era hermosísimo y sus piedras valiosas y ofrendas lo hacían cada vez mas extraordinario. Un judío no veía la posibilidad de que este templo tan magnifico pudiera ser destruido jamás.

Sin embargo, Literalmente Jesús les dijo: “…que llegaría el día en que (de ese templo) no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada”

Y tal cual como Jesús lo dijo 40 años después los romanos destruyeron el templo casi en su totalidad, y no solo el templo sino también toda la ciudad.

De manera que como he dicho lo que hoy es mañana puede ser solo una ruina, por eso no deberíamos jactarnos en los grandes monumentos levantados por los hombres, pues los mismos son erigidos según los intereses humanos, los cuales son continuamente cambiantes, pues cada mente en un mundo y cada líder quiere levantar su propio monumento personal.

Hermanos y amigos algo importante para entender este texto, es que la vida judía giraba alrededor del templo de Jerusalén, el mismo era parte central de la vida religiosa del pueblo, cada año miles de judíos de diferentes lugares subían a dicho templo a llevar ofrendas, celebrar las fiestas, y hacer sacrificios por los pecados. Por esto un judío devoto no podía imaginar la vida sin su templo, porque perder su templo seria como perder su acceso a su Dios.

Sin embargo, el hecho de que el templo sería destruido, nos hablaba de que Dios estaba preparando un nuevo templo, no uno físico sino uno espiritual.

Este templo es Jesucristo, pues solo por medio de él podemos llegar y tener comunión con al Padre. El Nuevo Testamento nos enseña que en cierta ocasión Jesús dijo: “destruyan este templo y en tres días lo reedificaré”. Para los judíos esto fue algo ridículo pues la edificación del templo había tardado 46 años y aun se cree que no estaba terminado del todo, ¿Y este Jesús lo reconstruiría en tres días? Seguramente le pareció absurdo y chistoso.

Sin embargo, aunque Jesús tenia el poder para hacer esto y mucho más, él no estaba hablando de un templo físico sino de su propio cuerpo, el cual un día entregó para la salvación de los que él creyese, y tal cual como lo atestiguaron más de 500 personas en su tiempo, al tercer día tal como estaba profetizado por los profetas del Antiguo Testamento, Jesús resucitó.

Hermanos y amigos, Jesús es el nuevo templo, él es el Camino, y la Verdad, y la Vida nadie viene al Padre sino es por él.

Por eso no debes creer que para tener comunión con Dios necesitas un templo físico, no, lo que necesitas es a Cristo viviendo en tu corazón.

Y esto solo es posible cuando vienes a Cristo arrepentido de tus pecados y confesándolos en su presencia. Recuerda solo debes reconocer y abrazar a Cristo como el Señor, para que Dios envié al Espíritu Santo a tu corazón, y te convierta en su nuevo templo, y desde tu interior puedas ofrecer sacrificios espirituales a Dios por medio de Jesucristo.

Hermano y amigo, ¿Quiénes son tus monumentos en esta vida?

¿Tal vez es una persona, tu familia, tu trabajo, tu profesión, tus amigos, tu presidente? Lo más probable es que un día se quebranten y sean desplomados, y tal cual como ellos se desplomaron se desplomarán también tus esperanzas. Así que te animo a hacer de Jesucristo tu único monumento, tu único Salvador y tu único templo.

Nota: Hoy la mayoría de los cristianos en todo el mundo han dejado de asistir a los templos para celebrar sus santas asambleas en sus casas debido a la pandemia del COVID-19, muchos están tristes porque no pueden tener esa hermosa comunión y esa presencia especial que Cristo a prometido cuando su pueblo se reúne los domingos para celebrar el día del Señor.

Amados aunque este sentimiento de tristeza es algo lógico para personas que en verdad aman a Cristo y a su pueblo, esto no debería ser algo que nos consuma, pues Jesús dijo que donde estén dos o tres reunidos en mi nombre allí estoy yo en medio de ellos. Es cierto que el lo dijo en un contexto donde buscamos a un hermano para restaurarle de sus pecados, pero esto no quiere decir que solo lo hace en estas circunstancias.

Pues el mismo Señor prometió estar con sus discípulos todos los días hasta el fin del mundo; El mismo prometió enviar a su Espíritu Santo para que viviese con nosotros los creyentes hasta que el viniera a buscarnos; el mismo permitió la destrucción del templo para reedificar uno indestructible, permanente, y completamente accesible para todo aquel que quiera tener comunión con Dios-Padre, se trata de él mismo.

Amados Jesucristo es hoy el nuevo templo, él es el templo más esplendoroso y precioso en toda la existencia humana, no hay nada más bien adornado y ornamentado que él, y a través de él podemos tener comunión directa con el Padre. Hermanos no necesitamos un templo físico para adorarle solo necesitamos invocar el nombre de Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, pues como dije citando Juan 14:6, “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mi.”

Así que amado acércate a Dios confiadamente y disfruta de su comunión por la obra de Jesucristo.

Amado amigo que todavía no has rendido tu vida Cristo, sin él estas sin esperanzas en este mundo, pues ya sabes que ante esta pandemia las fortunas no pueden garantizarte la vida pues ellas no han ayudado a los ricos que han muerto en este tiempo; y ya sabes que conocer a personas importantes, ser famoso, tener poder ya no sirve para nada, por eso te has quedado sin esperanzas si tu confianza estaba puestas en estas cosas, pero sabes algo todavía estas a tiempo, entrégale hoy tu vida a Jesucristo para que tu esperanzas vengan de aquel que un día venció a la muerte y por lo tanto el corona virus no tiene poder sobre él.

Ven a Cristo hoy.

¡Bendiciones miles!

 

Escrito por Juan Francisco Tejeda

Rate it

Artículo anterior


0%