AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Ciudadanos de los Cielos

todaymarzo 11, 2022 171

Fondo
share close
AD

Lectura: Lucas 6:20-26 (LBLA)

Volviendo su vista hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados sois cuando los hombres os aborrecen, cuando os apartan de sí, os colman de insultos y desechan vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. Alegraos en ese día y saltad de gozo, porque he aquí, vuestra recompensa es grande en el cielo, pues sus padres trataban de la misma manera a los profetas. Pero ¡ay de vosotros los ricos!, porque ya estáis recibiendo todo vuestro consuelo ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís!, porque os lamentaréis y lloraréis. ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque de la misma manera trataban sus padres a los falsos profetas. www.lbla.com

El Señor hace una declaración impresionante. Aquellos a los que el mundo mira con desprecio Él los llama bienaventurados, dichosos, afortunados, gozosos.

Son los pobres de este mundo, los despreciados, los sufrientes, los pecadores, los que reconocen su miseria y necesidad. Ellos son ciudadanos de los Cielos. Los que ahora tienen hambre, los que lloran, los aborrecidos. Los perseguidos y rechazados por seguir a Cristo. Estos son los bienaventurados, porque no son de aquí, son ciudadanos de un Reino Eterno, cuyo Rey se vistió de amor por alcanzarlos.

Ay de aquellos que confían en sus riquezas, en sus bienes, en su prestigio y poder. Los que miran al que sufre y lo desprecian, los que se burlan y se ríen del porvenir. Los que creen que no hay consecuencias para la maldad. Grande será su angustia en el día del Señor.

PARA PENSAR: ¿Tenemos nuestra mirada en Los Cielos? ¿Afrontamos nuestros sufrimientos con esta esperanza? ¿Tenemos como tesoro el Reino de Dios?

Sebastian Winkler (214)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%