AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Ministerio

Soy pastor, entendí las doctrinas bíblicas, pero mi iglesia no ¿qué hago?

todayoctubre 10, 2023 21

Fondo
share close
AD
AD

No son pocas las personas que continuamente están siendo alcanzadas por el evangelio y un cuerpo de doctrinas sólidas centradas en la Palabra de Dios. Incluso cuando han estado por muchos años siendo parte de una iglesia, descubren pronto que permanecieron allí sin dar los frutos esperados o peor aún, sin ser creyentes.

La respuesta que vemos generalmente es que estas mismas personas pronto buscan una iglesia donde puedan tener un ejercicio más libre de su fe o se reúnen para iniciar grupos de estudio y comunión. Por supuesto, no hay nada de malo en eso; pero ¿qué pasa si el que comienza a ser inquietado es el pastor de una iglesia? Después de todo, no es lo mismo salir de una iglesia a otra o expresar libremente tus cambios de postura al respecto de asuntos de doctrina cuando eres un miembro sin muchos compromisos, que cuando eres un líder con cierta influencia o el pastor de la iglesia.

Una situación así merece que nos detengamos a buscar una respuesta bíblica y equilibrada a la pregunta: ¿Qué debe hacerse? Especialmente porque pone al líder en una posición crítica entre ser fiel a la verdad al mismo tiempo que ama y sirve a las personas que están bajo su cuidado. Así qué, a continuación compartiré algunas ideas breves de cómo atravesar por este proceso de transición.

Detenerse y respirar profundo

La técnica de inhalar profundo y exhalar es usada con frecuencia en procesos de reanimación en personas que han sufrido una fuerte impresión o están demasiado agitadas; pues bien, eso es más o menos lo primero que se necesita si se es un líder que ha conocido y ha sido impactado por las doctrinas bíblicas.

Entender con claridad el mensaje del evangelio, la soberanía de Dios en la salvación, la administración saludable de la iglesia, y otros temas complejos, generalmente viene acompañado de gran cantidad de información que quisiéremos devorar en solo cuestión de días y si estamos en el ministerio de la enseñanza, quisiéramos que todos escucharan “lo nuevo” que ahora estamos aprendiendo; pero eso, aunque no es malo per se, si puede convertirse en algo nocivo y poco provechoso si no se atiende con cuidado.

No manejar el ímpetu puede ocasionar imprecisiones y frustraciones, sobre todo, puede afectar a aquellos que están bajo nuestro cuidado, los cuales, es posible que no hayan sido impactados aún de la misma manera que nosotros.

Un caso típico es, por ejemplo, comenzar a aplicar en la iglesia o grupo que se lidera, cambios bruscos y radicales sin la adecuada enseñanza bíblica previa y sin permitir el tiempo necesario para asimilarla. Es mejor ser paciente y dejar a Dios hacer su trabajo, trayendo iluminación, claridad, convencimiento y reforma.

Tampoco es momento de salir corriendo y dejarlo todo. No se puede ser egoístas y buscar solo el bien individual, recordando que como pastores debemos dar cuenta a Dios por el rebaño en el que él nos ha puesto (Heb 13:17) y es por eso mismo que tampoco se puede permanecer silente y pasivo, esperando a que el tiempo pase por no querer perder la comodidad que en ocasiones puede representar el ministerio, es necesario actuar y eso debe ser en consecuencia con el convencimiento al que se ha llegado.

Enseña a amar la biblia

Pablo comparó la iglesia con un edificio (Ef 2:20-22). En la analogía es evidente que para construir lo primero es poner un fundamento sólido y este no es otro que la doctrina sana de los apóstoles y profetas (v20) sabiendo que dichas doctrinas a su vez descansan sobre el inquebrantable testimonio de las Sagradas Escrituras.

Así pues, la principal preocupación de un líder convencido debe ser que las personas amen la Biblia. Eso puede sonar abstracto, pero hay cosas prácticas que pudieran estar involucradas en este propósito: crear o fortalecer un estudio bíblico semanal, enseñar nociones básicas de hermenéutica y  de cómo leer e interpretar la Biblia, programar planes lecturas anuales o por periodos, implementar un tiempo de lectura bíblica durante el servicio, establecer el estudio de libros completos de la biblia en los grupos pequeños si los hubiere y otras que pudieran estar acorde con el contexto.

Siempre es más conveniente ir desde la Biblia al concepto y la doctrina (inducción) que del concepto y la doctrina a la Biblia (deducción). Cuando la iglesia aprenda a amar la biblia, ellos irán viendo las doctrinas que están implícitas en ella de manera orgánica y resultado de un estudio sistemático y no como algo señalado o que viene «de afuera» lo cual puede ser visto con cierta desconfianza en principio.

Predicar expositiva y consecutivamente

Ninguna otra cosa es tan valiosa para la transición de una iglesia que la predicación expositiva, preferiblemente consecutiva.

A la par que la iglesia ama la Biblia, debe amar el púlpito. La predicación expositiva permite abordar temas que de otra manera serían difíciles de lidiar o por lo menos representan un reto para la congregación poder asimilarlos. Una vez cada texto va presentándose como parte de un todo, las personas empiezan a ser convencidas que lo que se está enseñando no son las nuevas ideas que el pastor ha estado merodeando, sino lo que el autor del texto realmente quiso transmitir.

En una iglesia legalista, por ejemplo, enseñar consecutivamente la carta a los Gálatas puede ser algo chocante, pero quienes escuchen estarán seguros de que eso es exactamente lo que el texto dice y no la intención del pastor o líder de querer cambiar las cosas.

En otro ejemplo; imagina lo que puede significar para una iglesia que abusa de los dones o no entiende muy bien cómo deben ser usados en el culto, la enseñanza consecutiva de la primera carta a los Corintios, definitivamente será mucho más provechoso que si simplemente se llega un domingo, de la nada, a predicar un sermón titulado: “Qué dice la Biblia sobre continuismo y cesacionismo”, cuando probablemente algunos jamás en sus vidas han escuchado esos términos.

La predicación expositiva evita que trates temas y promueve que enseñes textos, lo cual es mucho mejor para efectos de llevar a la iglesia a ser más bíblica.

También puedes leer sobre la importancia de predicar siempre centrado en Cristo

Trabajar en los cantos en la iglesia

Esto parece trivial, pero quiero dejar claro que de ninguna manera lo es. Piensa por un momento, ¿qué sentido tiene enseñar a amar la Biblia, enseñar textos de manera fiel, si durante el culto, la gente canta canciones con letras que nada tienen que ver con las verdades bíblicas?

La música y los cantos en la adoración congregacional es empleada para recordarnos las verdades y maravillas de Dios. Así fue empleada en el Antiguo Testamento, y adentrado el nuevo, Pablo dice claramente:

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales (Col 3:15)

La idea en este pasaje es muy clara, la Palabra de Cristo debe estar en abundancia en nuestros cantos. Ellos deben recordarnos la fidelidad de Dios, pero sobre todo su obra gloriosa en la cruz del calvario.

No estoy diciendo que es necesario ir y cambiar todo el repertorio de manera abrupta, pero sí ir trabajando con los encargados de los cantos en la necesidad de una adoración más apegada a las Escrituras y de ser posible, introducir lecturas bíblicas antes de los cantos que lleven la mente de las personas a pensar en la verdad que está asociada a cada canto.

Introducir himnos del pasado puede ser muy provechoso, estos son generalmente ricos en teología y elevan la vara, por así decirlo, en cuanto al resto de canciones que se cantan. Eso sí, siempre considerando el contexto de la congregación y lo que en sabiduría pueda traer mayor edificación.

El propósito de la música no es entretener a la iglesia. No cantamos lo que suena mejor de la más reciente producción, sino lo que es conforme a la verdad de Dios, que exalta Su Nombre y su obra gloriosa en la cruz del calvario.

No pierdas de vista el evangelio

Finalmente, y no por esto menos importante, todo lo que se haga, debe ser con el evangelio en nuestras mentes.

Debemos procurar que la gente ame la Biblia, porque su principal mensaje es la muerte del hijo en redención por nuestros pecados.

Debemos procurar predicar expositiva y consecutivamente porque esto permitirá que Cristo sea visto en todas sus facetas y en cada pasaje ya sea del Antiguo o del Nuevo Testamento.

Debemos cantar a Cristo en abundancia, de su obra de gracia, de cómo fue nuestro pecado perdonado y lavado.

Esto no es una receta; por lo que no son todos los elementos que pudieran ser necesarios para lidiar desde el púlpito y el liderazgo con una iglesia que no es bíblica o saludable; pero creo que son elementos esenciales que pudieran ayudar a tener el para brisas limpio y despejado. Por demás, es también un recuento de la experiencia de quien escribe.

 

Publicado originalmente en https://ibsoberanagracia.com/pastor-una-iglesia-no-biblica-hago

Jacobis Aldana (171)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

AD
AD
AD
AD
0%