AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

VCL

Cristo en el libro de los Jueces

todaymayo 6, 2024 37 1

Fondo
share close
AD
AD

Soy Michael Bell nuevamente con ustedes con el reto VCL versículo Cristo por el libro en el cual vemos que Cristo es protagonista de cada uno de los sesenta y seis libros de la Biblia, incluyendo el libro de jueces. El último versículo del libro de Jueces 21:25 dice de la siguiente manera:

“En aquellos días o en estos días no había rey en Israel. Cada uno hacía lo que bien le parecía”.

Cuando uno lee este libro, estas frases empiezan a sonar familiar. ¿Por qué? Porque estas frases se repiten varias veces en el libro de Jueces. Por ejemplo, en Capítulo 19:1 dice: “En aquellos días no había rey en Israel”. Capítulo 18:1 dice: “En aquellos días no había rey en Israel”. Capítulo 17:6 “En aquellos días no había rey en Israel, cada uno hacía como bien le parecía”

Ahora una herramienta importante para nosotros que estamos tratando de descubrir al Mesías estos estudios, es notar los patrones. Y cuando vemos una frase repetida varias veces, eso nos debe causar que pensemos un poco, que lo notemos, que nos llame la atención, porque está sucediendo por alguna razón. Y la razón es porque está apuntando al Mesías, al Rey que hace falta. ¿Por qué digo que hace falta? Cuando uno lee este libro, el libro de Jueces encuentra un caos total. Abominaciones, adulterios, asesinatos, idolatría, maldad, iniquidad como en ninguna parte, como jamás prácticamente se ha visto en las páginas de la Biblia. ¿Por qué? Porque la gente hacía cualquier cosa que le entraba en gana a hacer. Porque tú y yo sabemos cómo es el ser humano. Justificamos todo lo que hacemos, nuestro juicio el que el que se equivocó fue otro y el que hizo bien fuimos nosotros, siempre es así.

Y como no había rey, no había quien ejerciera una autoridad en ese tiempo., en esos cuatrocientos años, Entonces todo el mundo hacía lo que quería y fue un desastre. Ahora el libro nos muestra un ciclo repetitivo. La gente estaba bien con Dios y prosperaba. Y después se olvidaba de Dios, entraba en idolatría, después el Señor se retiraba y mandaba plagas y persecuciones y juicios y los enemigos de Israel prosperaban.

Y la razón es porque está apuntando al Mesías, al Rey que hace falta.

Entonces el pueblo de Dios sufría mucho, al final Israel por fin se arrodillaba, se humillaba ante Dios y clamaba a Dios y el Señor les mandaba un libertador, un juez precisamente para liberarles de esa esclavitud y de esa opresión. Y después el juez, mientras vivía les enseñaba los justos caminos del Señor. Pero en seguida cuando el juez moría ¿qué pasaba? Se olvidaban de Dios y de esas lecciones y entraban nuevamente en la idolatría sufrimiento, el volver a clamar a Dios y después otro libertador. Y así, continuaban con ese siclo repetitivo una y otra vez.

Ahora Cristo es el juez de jueces y es este Rey, porque el Rey realmente es como un juez permanente. Mientras los jueces solo ejercían mientras vivían, Cristo ha venido para establecer un reinado permanente. Entonces él nos encuentra precisamente en una esclavitud. Y él es nuestro libertador, que nos saca de esos líos, de esas derrotas, en esa condición de pecaminosa que nos tenía encadenados.

Pero él viene no para que regresemos a hacer lo que nos entrara en gana, sino para cumplir con los deseos de Dios para nuestra vida. Para enseñarnos los justos caminos de nuestro Señor, por medio de la renovación de nuestra mente y la transformación de nuestro corazón. Para ser nuestro Rey, para que nosotros vivamos en su reinado. Por eso dice Jesús en Lucas 9:23 “Y decía a todos Si alguno quiere venir en pos de mí, niegue a sí mismo tome su cruz cada día y sígame”.

Porque no podemos vivir de esta manera haciendo lo que nos dé la gana, haciendo lo que bien nos parece, porque eso es regresar a una esclavitud al pecado. Más bien tenemos que someternos a nuestro rey, a nuestro rey el Señor Jesucristo. Y así lo entendía el apóstol Pablo. Ni en Gálatas 2:20 “Cristo estoy juntamente, crucificado y ya no vivo yo más vive Cristo en mí y lo que ahora vivo en la carne lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. De manera que el libro de jueces habla de un vacío que sólo Cristo Rey puede llenar.

De manera que el libro de jueces habla de un vacío que sólo Cristo Rey puede llenar.

Ahora, si Cristo está en cada página de la Biblia, ¿no debería estar en cada página reinando en nuestra vida también?

AD

Escrito por Michael Bell

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


AD
AD
AD
AD
0%