Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Estudios Bíblicos

8 Características de la Predicación Cristiana

todayagosto 17, 2022 1605 2

Fondo
share close

Hace tiempo atrás, me correspondía dar un estudio acerca de la predicación. Esto me llevó a prestar especial atención a la predicación de Pedro en Hechos capítulo 2, por motivo de que ésta es la primera predicación dentro del contexto de la iglesia del Nuevo Testamento. Lo que encontré allí me pareció maravilloso, puesto que este sermón posee características que toda predicación cristiana debería tener, algunas de ellas a mayor o menor medida dependiendo del texto, el tema, o la ocasión.

1. BÍBLICA

Este pasaje nos presenta la venida del Espíritu Santo sobre la iglesia después de la ascensión de Cristo. El hecho de que los discípulos comenzaran a hablar en otros idiomas humanos causó cierta confusión en el pueblo (Vs.12,13). Es allí que Pedro se levanta y les aclara qué era lo que estaba sucediendo (Vs, 14-20). Es interesante ver cómo el apóstol no trata de aclarar dando su opinión acerca de los hechos, sino mostrándoles con las Escrituras la verdad acerca de aquello que ocurría. Ese debería ser el curso de cualquier predicación. No deberíamos ocupar nuestro tiempo presentando nuestras opiniones, sino explicando el texto bíblico y aplicándolo a la audiencia. Sin embargo, ser bíblico no debe ser confundido con citar la biblia libremente. Pedro hace más que eso. La explica tomando en cuenta su contexto y el contexto general de la revelación de Dios. Se detiene a analizar los textos bíblicos y a explicar la razón por la cual le aplica a Cristo palabras que se suponía se referían a David, dando razones lógicas, históricas y sustentadas por las Escrituras (Vs. 24-35).

2. TEOLÓGICA

En el versículo 37, después de escuchar la explicación de Pedro de lo que estaba sucediendo, la audiencia pregunta acerca de qué debía hacer ante estas verdades. Hasta ese momento, Pedro se había centrado en exponer la verdad acerca del obrar de Dios, con la finalidad de que ellos la comprendiesen. Pedro no estaba siendo primeramente práctico, sino prioritariamente teológico. Para muchos predicadores la teología es asunto de las aulas de seminario, no de la predicación pública. En la iglesia prefieren dar algunos consejos prácticos o pasos para alcanzar esto o aquello, pero no reflexionar profundamente en la doctrina bíblica. Eso es un error. Todo mandamiento práctico descansa en verdades teológicas que la gente debe comprender primero, como sucedió aquel día en Pentecostés. Allí, Pedro se centra en mostrarle el obrar soberano de Dios llevando a cabo su plan y cumpliendo sus promesas en Cristo (Vs. 22-24, 32-33, 36) Obviamente, ser teológico no significa que seamos académicos e impersonales. Desde el primer momento, Pedro vincula las doctrinas que él explica con la realidad de sus oyentes. Se trata, no de ser académico, técnico y difícil de comprender, sino de priorizar la presentación con claridad de Dios, su plan y sus obras, utilizando argumentos racionales sustentados en el texto bíblico, y vinculados a la situación de los oyentes.

3. CRISTOCÉNTRICA

El mensaje de Pedro tiene a Cristo como su centro. Para Pedro, lo que está sucediendo allí tiene que ver con Cristo (V. 33). También los textos del Antiguo Testamento tienen que ver con Cristo (Vs.23-36). Junto a ello, la condición espiritual del pueblo tiene que ver con Cristo (Vs. 23, 36), y los pasos que ellos tenían que dar tenían que ver con Cristo (V. 38). Esto no es solo en este momento, toda la predicación de los apóstoles en Jerusalén, fuese pública o en un contexto más privado, fuese a creyentes o a incrédulos, proclamaba esencialmente a Jesucristo (Hechos 5:42). Los predicadores debemos seguir ese ejemplo. Sea cual sea el tema que estemos hablando, cualquiera que sea el texto que estemos exponiendo, debemos mostrar a la gente su relación con la persona y obra de Cristo. No se trata de torcer las Escrituras alegorizando todo pasaje y elemento bíblico, sino mostrar de manera natural, cómo todo lo que sucede antes de la Cruz de Cristo es parte del plan de Dios para llegar a ese momento, y todo lo que sucede después es resultado de ese momento. Es mostrar también la realidad de Colosenses 1: 16, todo lo que existe se trata de Cristo, no de nosotros. También, la verdad expresada en Colosenses 3:17, todo debe hacerse en nombre de Cristo.

4. CONFRONTADORA

Pedro no da una mera charla bíblica, teológica y cristológica, sino que confronta a su audiencia con su pecado (Vs. 23,36). La muerte de Cristo no es solo el centro del plan de Dios, sino un crimen que ellos habían cometido, y Pedro les hace conscientes de ello, acusándolos. Es por eso que, compungidos de corazón, preguntan: ¿Qué haremos? Toda predicación a pecadores debe hacerles conscientes de su pecado. Algunos van a agradecer, otros van a enfurecerse. Sin embargo, debemos confrontar sin enfocarnos en la reacción de la gente.

5. ESPERANZADORA

Pero no debemos caer en el error de confrontar por amor a la confrontación. Debemos hacerlo por amor a las almas. Ese amor será evidente cuando la confrontación vaya acompañada de otro elemento. El predicador debe ofrecer esperanza a sus oyentes. Pedro les dice a aquellos que mataron a Cristo, que la promesa del Espíritu de Dios morando en su pueblo es para ellos y para sus hijos (V.39). A pesar de su gran maldad, hay esperanza. Los predicadores debemos dar motivos a la gente para mirar hacia adelante y saber dónde hay una fuente de consuelo y refrigerio pese a sus grandes pecados, fracasos y debilidades. Sin embargo, la esperanza que debemos dar, no es una esperanza ilusoria. Pedro les ofrece esperanza basada en las promesas de Dios en las Escrituras, y con las condiciones impuestas por Dios.

6. PRÁCTICA

Aunque la gente interrumpe a Pedro pidiéndole que les diga qué debían hacer, esto no significa que Pedro no iba a mandarles a arrepentirse si ellos no le hubiesen preguntado. Todas las predicaciones del libro de los Hechos y las cartas doctrinales del Nuevo Testamento poseen aplicaciones prácticas. Siempre debe haber algo que la audiencia tenga que hacer en respuesta a las verdades presentadas, así como aquella audiencia debía arrepentirse y bautizarse (V.38). Si no tenemos nada que mandarle bíblicamente a la audiencia, no estamos predicando.

7. INSISTENTE

Sin embargo, no se trata simplemente de decirles lo que deben hacer sin ningún interés real de que respondan a ello. Debemos rogarle a la audiencia que responda al llamado de Dios. Hechos 2 no registra todo lo que Pedro dijo. Con muchas otras palabras, dice el autor, Pedro les exhortaba a que fueran salvos de esa perversa generación (V. 40). No debemos manipular a la audiencia, ni presionarlos a hacer manifestaciones externas que a la larga pueden ser vanas y superficiales, sin embargo, debemos hablarle con el corazón, y advertirle y argumentar bíblica y lógicamente para que tome el curso de acción adecuado.

8. DEPENDIENTE

Esto no significa que confiemos en nuestro poder de persuasión. Según el contexto, Pedro esperó la llegada del poder del Espíritu para dar este mensaje. Pedro no estaba confiando en su oratoria, estaba confiando en Dios. El predicador debe prepararse de la mejor manera, sin embargo, debe hacerlo en dependencia absoluta del Espíritu. La oración debe acompañarle en cada momento de estudio, y cuando se pare en el púlpito, debe hacerlo consciente de que Dios está en él, y que eso es lo que hará la diferencia.

Conclusión

El hecho de que una predicación tenga estas características no garantiza que tendremos los mismos resultados de Pedro con relación a la respuesta de la gente. Sin embargo, sí garantiza que Dios será exaltado a través de nosotros, y que proveeremos a la gente lo que ellos realmente necesitan, les guste o no les guste.

 

Gensy Severino Roberts (3)

Es uno de los pastores de la Iglesia Bíblica Gracia y Verdad, en Consuelo, SPM. Rep. Dom. Egresado del curso teológico del IBPV en Bs. As. Argentina, cursa actualmente un Master in Arts en Teología Bautista Reformada en el Covenant Baptist Theological Seminary a través del Seminario Bautista Confesional del Ecuador. Autor del libro: Piedad Cotidiana: Glorificando a Dios en los asuntos comunes del diario vivir, y de la obra de ficción con Cosmovisión bíblica para jóvenes: La puerta al final de la Decepción: La búsqueda incesante de Esteban Fuentes (Legado Bautista Confesional, 2021), ambas disponibles en Amazon. Felizmente unido a su esposa Raida, con quien ha procreado a su amada hija, Sarah Camila.

Puedes conocer más de sus libros Aquí.

Escrito por Gensy Severino Roberts

Rate it

0%