RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


Juan, un niño extraordinario

Escrito por el 02/08/2022

Lectura: Lucas 1:57-66

Cuando a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, dio a luz un hijo. Y cuando oyeron los vecinos y los parientes que Dios había engrandecido para con ella su misericordia, se regocijaron con ella. Aconteció que al octavo día vinieron para circuncidar al niño; y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías; pero respondiendo su madre, dijo: No; se llamará Juan. Le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre. Entonces preguntaron por señas a su padre, cómo le quería llamar. Y pidiendo una tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Y todos se maravillaron. Al momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló bendiciendo a Dios. Y se llenaron de temor todos sus vecinos; y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas. Y todos los que las oían las guardaban en su corazón, diciendo: ¿Quién, pues, será este niño? Y la mano del Señor estaba con él.

Una serie de eventos llamativos y milagrosos rodean el nacimiento de Juan.

La madre: Elisabet, a causa de su edad, sorprendió a todos al quedar embarazada, y cuando nació su hijo, cuando sus vecinos se enteraron se maravillaron y regocijaron con ella.

El padre: Zacarías ha quedado mudo, y cuando el niño nace y lo presentan al templo para su circuncisión es necesario ponerle un nombre. Como él no puede hablar, quieren llamarlo igual que él, Zacarías. La madre dice que ha de llamarse Juan (sorpresa para todos) y Zacarías lo confirma por escrito. La sorpresa y maravilla de todos aumenta entonces, al ver cómo Zacarías, luego de confirmar el nombre recupera el habla y prorrumpe en alabanzas al Señor. Es evidente que este niño no es un niño cualquiera.

Juan, nacido en circunstancias extraordinarias: Los dos últimos versos del pasaje nos muestran cómo estos eventos, por su singularidad, producen temor y asombro en toda la región, ya que se difunden en todas las montañas de Judea.

Todos estos eventos tienen un propósito: generar en la gente la pregunta: “¿Quién será este niño?”. Dios prepara, de esta manera, la tarea que Juan va a realizar. Dios está con Él. Porque su misión será preparar los corazones del pueblo para recibir a Jesús.

PARA PENSAR: ¿De qué maneras Dios preparó nuestras vidas, a través de quiénes, para recibir a Jesús? ¿Recordamos que hasta en los más mínimos detalles, si la mano del Señor no está con nosotros, estamos perdidos?

 

Sebastian Winkler (143)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo